Atención: capítulo fundamental. Recomendable leer el anterior.

-------------------

Aron simplemente dice eso y se cincha del cabello murmurando cosas en alemán.

Estoy anonadada con su reacción, con la información, con todo.

—   ¿Y a este qué le pasó? - pregunta Trish

Daniel la mira y eleva sus hombros, pero sé que él sabe.

Algo no está bien con todo esto.

—   Imprimiré todo esto y me largo. Ya llevo mucho tiempo conectada - habla la muchacha y mi primo asiente.

Me retiro hacia el sofá y suspiro.

Papá estaba tras los peces gordos. Es obvio que lo mataron.

¿Qué descubrió?

Me pregunto si alguna vez subieron a ese avión o si murieron en otro lugar.

Me pregunto si mamá estaba al tanto de todo esto.

Me pregunto por qué.

Trish a los pocos minutos deja una carpeta sobre el escritorio y se despide de todos, para luego salir por la puerta principal.

Daniel cierra y se recarga contra el material de madera. Lo observo detenidamente.

Luce muy preocupado o asombrado.

Aron sigue dando vueltas como si fuera un felino con zoocosis, y yo estoy totalmente petrificada.

Recuerdos desordenados, fechas, lugares y objetos vienen a mi mente como una catarata.

Necesito calmarme o me iré de nuevo.

—   Por favor digan algo - suplico ahogada

Aron detiene sus pasos en medio de la sala y me mira.

Me mira y me mira y me mira.

Mira a Dan.

Vuelve a mirarme.

Suspira.

—   De alguna maldita forma - suspira - Las historias se cruzaron

Frunzo el cejo cuando escucho lo que me dice.

No lo comprendo.

—   No te entiendo - exclamo

Él bufa y resopla algo en alemán.

—   ¡DEJA DE HABLAR EN ESE MALDITO IDIOMA! - grito - ¿Por qué hablas en alemán siquiera?

Necesito preguntarle eso.

Él se sobresalta y eleva sus cejas.

—   Tengo descendencia y viví allí por tres años - dice como quien no quiere la cosa

—   Pues deja de hablar así - ordeno

—   Tú no me dirás lo que debo hacer

—   Es una falta de respeto - acuso

—   No, no lo es

—   Sí lo es

—   Que no

—   Ugh - protesto

—   ¿PUEDEN PARAR? - pide Dan, a los gritos

Agacho la cabeza.

MIRADAS MORTALES¡Lee esta historia GRATIS!