Capítulo 25. [Parte 1]

206 14 9

JUDY 'S POV.

Mañana será Noche Buena y como es tradición, los regalos debajo del árbol el día de Navidad no deben faltar por muy mayor que seas. Es parte de nuestra ilusión de la infancia y por mucho que crezcamos siempre la tendremos.

- Haber Marc, ayúdame.

- No, no, ayúdame tu a mi. ¿Que bolso preferirá Angy? ¿El granate o este azul turquesa?

- El azul turquesa ¿Y que le gusta a Alex?

- No lo sé. - Dice riendo pero yo le miro incrédula y se calla.

- ¿No sabes lo que le gusta a tu hermano?

- Pues no, no vivo todos los días con él.

- ¿Eres un mal hermano pequeño lo sabías?

- Me halagas con tanto piropo.

- Eres irritante.

- Me quieres.

- Si bueno...

- No lo ocultes pequeña morenita.

- ¿Pequeña morenita? ¿En serio me vas a llamar así a partir de ahora?

- ¿Lo odias?

- Mucho.

- Entonces te llamaré así siempre, pequeña morenita.

- ¡Dios...!

***

Llegamos a la casa sobre las seis de la tarde. Escondimos todos los regalos en el armario de Marc. Este dijo que tenía que firmar unos papeles de la moto o algo por el estilo, pero no le hice caso, solo estaba centrada en la videollamada que haríamos Ben y yo a las 6:30. Me senté en la cama de Marc ahora que no me veía. Si, había estado durmiendo durante estas dos noches en el suelo, y no porque no me lo hubiera ofrecido él, sino, por no comerme mi orgullo. Así es Judith Lafuente amigos. Enciendo el portátil y abro la sesión de Skype. Está en línea, a si que le doy al botón de llamada. Mientras espero ya que tarda a conectarse, me pongo a escuchar una de las covers que grabé el invierno pasado junto con mi primo Blas en Alicante. "Yesterday" de The Beatles. Inconscientemente me puse a cantar.

- Why she had to go? I don't know, she wouldn't say. I said something wrong. Now I long for Yesterday. Yesterday, love was such an easy game to play now. I need a place to hide away. Oh I believe in Yesterday.

- Me encanta como cantas princesa. - Abro mis ojos de inmediato y me sonrojo al verle.

- Hola. - Muisto con un cogín que tapa a partir de mi tabique nasal hacia abajo.

- Hola. - Se creea un silencio ensordecedor.

- Te he echado de menos. - Decimos los al mismo tiempo y una breve risa sale de nuestras gargantas.

- ¿Qué haces? - Pregunto intentando romper el hielo.

- Intentando no matar a mi madre por no dejarme estar contigo.

- No seas tan crío Ben. En casa de Angy estoy bien.

- ¿En casa de Angy? - Repite y me doy cuenta de que lo había pasado por alto. - ¿Vas a pasar allí las Navidades?

- Si, me han invitado. - Pero por su tono de voz no parece muy contento.- ¿Hay algún problema con eso?

- No. Ninguno. ¿Y por qué estás en la habitación de Marc? - Me dice seriamente.

- ¿Tampoco puedo estar donde me plazca? ¿Vas a decirme donde debo estar? - Si las miradas mataran, Ben en estos momentos estaría bajo el subsuelo de la ciudad donde este.

- No estoy diciendo eso.

- Pues lo parece. - Digo indignada. - ¿A caso no confías en mi?

- ¡Que tonterías estás diciendo Judy! Claro que confío en ti, del que no me fío es de él.

- ¿Desconfías de tu mejor amigo? - Achino los ojos desconcertada. - ¿Seguro que es de él?

- Olvidemos el tema, por favor. Lo menos que quiero ahora es discutir contigo.

- Vale. - Acepto pero no dejo de pensarlo en mi cabeza. ¿Desconfiará de mi o de él?

La tensión se nota en el ambiente y me cabrea más de lo que estoy. ¿Por qué siempre es Marc el creador se mis problemas desde que estoy aquí? Nos miramos mutuamente pero nadie dice nada. Extraño pero cierto. Me harto de tanto silencio.

- Me duele la cabeza mañana hablamos ¿Si? - Digo tajante.

Él resopla y cierra la conexión sin contestar. ¿Pero quién se ha creído que es? Cojo mi movil y lo llamo. Ahora va a saber quien es Judith.

(Conversación telefónica)

B: ¿Que quieres Judy?

J: Nadie le corta una llamada a Judith Lafuente sin despedirse. - Hace el intento de hablar pero yo le cuelgo. Que se joda.

Counting Stars [ 2T MPP ]¡Lee esta historia GRATIS!