-Prométeme que volverás.-murmuró Elena en mi oído.

-Lo haré.-prometí sin saber siquiera si estaba siendo sincera conmigo misma.

Sentía las lágrimas de Elena en mi hombro y me controle para no derramar lágrima alguna. Necesitaba ser fuerte. Por ella y por mí.

Me separe de ella y seque sus mejillas.

-Todo saldrá bien.-le di media sonrisa mientras miraba sus ojos oscuros, como los de papá. Sentí mi vista nublarse y le deje un beso en su frente.- Volveré cuando menos lo esperes.

Elena asintió a mis palabras. Me levante y abrace a mi hermano.

-No voy a aceptarlo, no quiero que te vayas.-me abrazo fuertemente. Y no voy a negar que se me escapo una lagrima traicionera.

-Vas a estar bien, siempre lo estás.-murmuré en su hombro.

-Mentira.-escuchaba su voz entrecortada.

Me separe y lo mire a los ojos.

-Por favor, cuida de Elena.-mi hermano asintió y dejo un beso en mi frente.

Solo estaban ellos para despedirme a mí. Me sentía un tanto vacía y fría con ellos, pero necesitaba serlo. De alguna u otra manera sentía que debía ser fuerte por ellos dos. Me sentía responsable por todo lo que había pasado; no podía evitar hacerlo.

Me di media vuelta y camine ata la puerta de embarque. Camine por el pasillo, salí a la pista de abordaje y camine directo al jet aguantando las lágrimas en mis ojos. Entre directo al baño una vez que subí al avión.

Me encerré y apoye mi espalda contra la puerta.

Mordí fuertemente mi labio e intente aguantar el llanto que se me venía encima. Siempre había deseado con que este momento no llegara. Odio separarme de mi familia, aun mas cuando son lo único que tengo, lo único que quiero mantener a salvo, lo peor es que a veces no sé si quiero mantenerlos a salvo de lo que me rodea o de si mi misma.

****

-¿Alguna novedad?-pregunte mientras salía del baño secándome el cabello con una toalla.

-En realidad si-dijo con la vista en su ordenador a su izquierda- Kylie Jenner se operó los labios-colocó sus manos en su cara formando una "o" con su boca, yo lance una carcajada- Eso y que la seguridad de los ricos es una mierda para todo lo que pagan por ella.-miro en su ordenador a la derecha y seguido de eso comenzó a teclear en este.

- Eso nos facilita bastante las cosas-inflé mis cachetes con aire y me arrojé a la cama.

-Ajá.-contesto mirando su móvil.- Parece que a los chicos les está yendo bien.

Hice un sonido de afirmación mientras colocaba un brazo por encima de mis ojos.

-Sonríe va selfie.-me dijo, con mi brazo libre apunte y saque el dedo de en medio.

-Pero sonríe pues.-uso un tono de reproche mientras hablaba entre dientes. Gruñí, pero igual sonreí. Escuche como sacaba a fotografía y posteriormente como se enviaba.- ¿Los trajes?

-En el sofá- le dije apuntando a este, sentí su movimiento, pero decidí ignorarlo pude escuchar el abrir y cerrar de los cierres-¿Están?- pregunte mientras no escuchaba nada. Segundos después sentí como se arrojaba sobre mí. –Puta.- le gruñí, ella rió y se acomodó de manera en que su cabeza quedo sobre mi abdomen. Quite mi brazo de mis ojos y comencé a hacer trenzas en su cabello rojizo.

Lo que nadie sabe de mí.¡Lee esta historia GRATIS!