Rápidamente y por acto de reflejo me gire hacia atras.

Nada. Debo estar alucinando, estoy segura que la vi ahí, estaba detrás de mi. Imposible ella esta muerta y punto final. Pero ya no me quedan ganas de ir a la fiesta.

-Amber... creo que ya no iré a la fiesta

-Por que?

-Me duele la cabeza, nos podemos quedar a ver películas?

-Si! Podemos ver de barbie?

-Creí que la infantil era mi prima de 3

-Cierra la boca!

Sebastian estaba en la cocina.

-Bu!

-Ah!!!- Sebastian estaba detrás de mi manchado de salsa, y con lo que acabo de ver, casi me da un paro.

-Hahahaha no puedo creer que te asustaras. -dijo tirándose al piso con una mano en el estómago.

-Eres un tonto... un tonto que se quedará a ver barbie con nosotras. - su expresión cambio rápidamente de diversión a un horrible ceño fruncido.- Mejor voy a cuidar a mis primos, vine aqui por que no quería cuidarlos, pero ya que, cuidense chicas. -Salió haciendo un baile raro, a veces no lo entiendo.

-Tienes crema batida?. - Amber estaba ya casi con la mitad del cuerpo metido en el refrigerador. Esta chica come de todo.

-No.

-Nutella?

-Si, pero alejate de ella, es mía

Hizo un puchero y subimos a mi habitación. Pasamos al frente del cuarto de mis padres, y podría jurar que vi a alguien sentado en la cama mirando hacia el pasillo. Acelere mi paso hasta llegar a mi habitación.

-Barbie o las ventajas de ser invisible?. -dijo amber sosteniendo las dos películas al frente de mi cara.

-Las ventajas de ser invisible.

La colocamos y comenzamos a verla, en medio de la película empezó una lluvia horrenda, los relámpagos y truenos hicieron que amber se asustara, pero lo que nos dejó pálida a las dos fue que en un trueno, la televisión quedó en algún canal estático, luego se apago, saque a película, la guarde y cuando llegue vi a amber inmóvil, pálida.o

-Amb, que paso?

Ella sólo levantó la mano y apuntó a la televisión. Cuando seguí su dedo a la televisión, note que estaba manchada de sangre y en el reflejo del televisor se veía a clara figura de una chica pero no cualquier chica. Era Kate.

Le dijo algunas pastillas a amber y conseguí que se durmiera mientras yo limpiaba la sangre del televisor.

Crak.

Mire hacia atrás por que escuche caer algo, me acerque a la cama y vi la tasa de agua que le había llevado a amber rota en el piso. Reuní los pedazos y los lleve a la cocina para tirarlos en la basura. Como se pudo caer? Amber la tuvo que haber movido con su mano seguro.

-Sigues sin creen en fantasmas leda?. - una voz ronca me saco de mi pensamiento, pero cuando volteo no había nadie, estaba sola.

-Si- susurre

Subí a mi habitación. Acabe de limpiarlo, pero como todas las noches no pude dormir, me senté en el borde de la ventana como lo hacía siempre que no podía dormir, y me quedé viendo hacia afuera, cuando una sombra en la entrada de mi casa me tapo la vista. Cuando me aclare la vista vi que era Kate. Kate estaba al frente de mi casa. Mirándome fijamente. Luego desapareció. No lo creo. No es real. Me acosté en la cama donde estaba amber, pero sentí que había alguien mas, debe ser sólo mi imaginación, ya veremos por la mañana.

5 de julio¡Lee esta historia GRATIS!