CAPÍTULO 7

30 4 0

Llama Marc al timbre y yo estoy intrigada. ¿Adónde me va a llevar?

-Jolin, Marc. No me gustan las sorpresas, me intrigan mucho.

-Por eso son sorpresas, ¿no crees?

-Sí, ya bueno... Pero el caso es que no me gustan. Yo prefiero que me lo digas, llevamos bastante tiempo en este bus ya.

-Tranquila, en cinco minutos ya estaremos allí.

Me pongo los cascos y me pongo a mirar por la ventana.

Veo una mujer con un carrito y su bebé llorando, a una pareja comiéndose un perrito caliente en un puesto de comida, a prostitutas cuando pasamos por una esquina, a un cuidador de perros y un largo etcétera.

Por fin llegamos, es una playa privada donde hay una fiesta. ¡Jamás me imaginé que me iba a llevar a un sitio así! Es precioso, una hora de viaje en bus ha valido la pena.

-Zía, ¿te gusta este lugar?

-Es precioso Marc, pero tampoco tenías por qué.

-No es nada. Ven, vamos a merendar y luego vamos los dos solos a un rincón de por aquí.

Estoy hambrienta y lo único que he escuchado ha sido "merendar".

-¿Comida?¡¿Dónde?!

-Tranquila, es allí. Una vez al mes suelen hacer fiestas así.

-Aiba, pues es precioso.

Terminamos de meredar y Marc me lleva a dar un paseo, me lleva a un sitio precioso donde se escucha el mar, la suave brisa, los pájaros cantando. Es un lugar precioso, aunque estemos alejados de la fiesta.

-¿Vienes al agua?-le digo con ina sonrisa en la cara- el agua aquí debe de estar perfecta, ¿no crees?

-La verdad es que sí, aquí vengo cuando me apetece estar solo.

-Puea ahora estás en buena compañía, anda ven.

-Ya voy.

Me lo paso genial, nos metemos, nos reimos mucho, hacemos muchas piruretas y Marc me se empieza a abrir.

-Oye, ¿cómo es que ahora quieres quedar conmigo y no con tu novia Raquel?

-Sinceramente, rompimos hace ya un mes creo recordar...

-¿Y eso?-me sonrojo-¿cómo es que lo teníais en secreto?

-Bueno, no paraba de mandarme y al final me cansé y le dejé. Y lo de que lo teníamos en secreto fue porque me dijo que la ruptura la mantuviéramos en secreto y bueno, yo acepté. Sólo lo ssben Bruno y su mejor amiga Carla.

-¿Y por qué hoy ha montado el numerito por sentarnos juntos?

-No sé, ella es así. Es o que está celosa o que sólo quería llamat la atención.

Son ya las 22:45 y yo ya me tenía que ir. Marc y yo nos vamos al bus y llego a casa.

Lo primero que me encuentro son todos los cojines por el suelo y modisqueados por mi perra. Lo tengo que arreglar antes de que venga mi madre con mi hermana pequeña.

Estoy tan cansada que decido irme ya a la cama.

¿Ser popular o una don nadie?¡Lee esta historia GRATIS!