Capitulo 11

25 1 0

Está todo oscuro, solo noto el calor de mi respiración. Chillo y grito sin parar.-Stephan!- veo como se aleja de mí poco a poco. Alejandose junto a una luz borrosa.

No encuentro las fuerzas necesàrias para correr tras él. Corro y corro, lo mas rápido que puedo, pero cada vez que me aproximo la luz se aleja mas y mas.-Stephan!- grito. La luz se apaga. Me siento sola, mis pensamientos me invaden.

Hace frío y me encuentro sentada en el suelo llorando y mis brazos rodeando mis piernas. Peró entonces otra luz aparece. Se acerca poco a poco a mí, iluminandome el camino. Abrazándome, sintiendo su calor. ¿quién es esa extraña luz? Me ayuda a levantarme y me seca las lágrimas. No consigo ver su rostro, la luz brillante me molesta. Deslumbra tanto... Solo puedo ver su figura, alto, mucho mas alto que yo.

Que sueño mas extraño... ¿que significará esto? Quien sería el individuo de la luz tan brillante? Significa que hay otro? Estoy muy rallada...

Son las 10:32 a.m. Estoy en clase, escribiendo. Apuntando detalle a detalle éste extraño sueño. Tiene que significar algo, no quiero olvidarlo. Puede que Stephan sea la luz que me ilumine el camino, pero tambien puede ser la oscuridad solitaria. ¿y si hay otro? No creo que nadie me haga sentir como me siento cuando estoy con él. Es como mi mejor amigo.

-Sabira! ¿cual es la capital de Argentina?- interrumpe mis pensamientos la profesora.

Ups, me ha pillado despistada...

-Buenos Aires?- le contesto porque me la sé.

-Está bien, pero centrate en la clase.

Stephan se sienta junto a mí, en clase de Lenguas Latinas. Lo miro, con una mirada que dice: algo me pasa. Me devuelve la mirada, pero no con la misma expresión, sino con preocupación. Se toca el pelo alborotado y rubio con una mano y seguidamente me ds por debajo una nota.

PARA SABIRA:

-Que te ocurre?

-Nada en concreto, enserio.

-Estás segura?

-Está bien.

Suelo ser muy sincera con él siempre, pero en este caso no sé si me entendería. No es la persona indicada con la que hablar de un sueño en el que aparecen dos individuos, uno la luz que me ilumina el camino y otro la oscuridad que me hunde en la soledad. ¿quien de los dos será él? No debería centrarme tanto en un estúpido sueño, lo único que puedo conseguir es volverme locs, incluso mas de lo que estoy por él.

Salimos de clase al tocar la campana. Stephan me pone su brazo por encima de mi hombro y me besa en la frente. Vamos a mi taquilla para dejar los libros dentro y coger el almuerzo. Una vez cerrada la taquilla me empuja despacio contra ella, me agarra fuerte las mejillas y me besa fuertemente.

-Sabes que puedes confiar en mí, verdad?

-Lo sé, Stephan, pero no me ocurre nada.

-Vale.

Me besa en la frente y se va al baño. Me dirijo al recreo con Cintia y Ruben. Nos han informado que va a venir un estudiante nuevo a clase. ¿quien será? Vemos en la entrada a un chico alto, castaño, y con ojos verdes. Se encuentra en el mismo estado en el que me encontré yo al llegar al instituto. Me recuerda a mí. Cintia y Ruben deciden acercarse a él para ayudarle.

-Hola!- le saluda Cintia.

-Hola.

-Eres nuevo verdad?

Si... Y no sé donde está la clase de Ciencias Sociales.

-Como te llamas?

-Guille- le contesta a Cintia mirandome a mí.

Polos Opuestos¡Lee esta historia GRATIS!