La acogida.

413 25 0

En el avión tuve mucho tiempo para analizar todo lo que acababa de pasar, pero solo podía pensar en como conseguiría reconocer a mis tíos adoptivos Charles y Eloise, ya que la última vez que los vi fue hace unos tres años y solo tengo un recuerdo vago de como eran.

Espero que cuando llegue el momento, ellos tengan algo así como unas luces de neón que me indiquen que son ellos, porque sino no se como los voy a localizar.

Al aterrizar, mis nervios estaban a flor de piel, sentía mariposas en el estómago y me comenzaron a temblarme las piernas, al mirar por la ventanilla y ver toda la pista nevada y blanca. Ahora entendía un poco mejor el porqué mis tíos habían decidido vivir aquí, era el lugar perfecto. Era frío, apartado del bullicio de las ciudades y estaba casi todo el año nublado.

Cuando conseguí coger por fin mi maleta, me dirigí a la salida, donde se suponía, deberían estar mis tíos esperándome y como imaginé no estaban o yo no les conseguía ver, ya que había mucha más gente esperando a sus familiares y me impedían ver. Al no encontrarles, pensé en dar una vuelta por si les veía, pero me detuve al contemplar las vistas desde el gran ventanal del aeropuerto.

Era un paisaje precioso, un bosque lleno de abetos cubiertos de nieve blanca, al fondo un pueblecito, con casas y edificios de los que salía humo por las chimeneas, parecía un pueblo muy acogedor.

De pronto escuché la voz de una mujer muy atractiva, con ojos azules y de cabello claro, que se dirigía a mí con una gran sonrisa, seguida de un apuesto y alto hombre de ojos claros y cabello oscuro.

Unos instantes después estaban a mi lado, saludándome. En ese momento me di cuenta de que eran mis tíos, Charles y Eloise. Me sentí un poco culpable por no haberlos reconocido tan rápido como parecía que ellos lo habían hecho, pero también aliviada porque no me iba a quedar aquí sin saber como contactarlos.

- ¡Lily, cuanto tiempo sin verte! Estás guapísima, cariño - dijo Eloise mientras se acercaba a darle un abrazo a Lily.

- Si.. han pasado unos años desde la última vez que nos vimos.. - dijo Lily un poco incómoda por la situación.

-Nos alegra que hayas llegado sin ninguna complicación, estamos muy contentos de que vayas a pasar unos días aquí, con nosotros - dijo Charles con una sonrisa educada.

De camino al coche estuvieron en silencio, devolviéndose alguna que otra mirada y de vez en cuando me sonreían. Ya en carretera, de camino a mi nueva casa, mis tíos se pusieron a hablar entre sí muy sonrientes, por el hecho de que fuera a pasar una temporada con ellos.

******

Cuando llegamos, me quede asombrada al ver la casa, me esperaba un apartamento pequeño, en uno de los edificios que había visto antes por el ventanal del aeropuerto, no un chalet de tres plantas, con grandes ventanales, a las afueras del pueblo y en medio del bosque.

Estaba tan entretenida mirando como era la casa por fuera que no me di cuenta de que mis tíos ya habían entrado dentro y me estaban haciendo señas para que fuera con ellos.

Subí corriendo las escaleras del porche y me apoyé en el marco de la puerta para contemplar de reojo la entrada, mientras mi tía me invitaba a pasar, ya que si no lo hacía, la barrera no me dejaría pasar.

Cuando mi tía me guió hasta el comedor, soltó una sonora risita al ver mi cara de asombro. No podía parar de mirar lo bien decorada que estaba la casa, los sillones de cuero negro, la chimenea de estilo victoriano, la mesa del comedor tallada con dibujos medievales, a juego con las sillas y una gran ventana que ocupaba una pared entera, enfrente de la mesa, con ese paisaje tan invernal que le daba la nieve al cubrir casi por completo los abetos.

-Cariño, espero que te sientas lo más cómoda posible, y que te guste el cuarto que hemos acomodado para ti - dijo Eloise con una tierna sonrisa a Lily.

-Seguro que no tardaré en acostumbrarme, espero no perderme en esta casa tan grande - dijo Lily, sin poder evitar reírse, al imaginarse perdida en un laberinto.

-Pues si te apetece, vamos a verla, te instalas y si te apetece descansas, porque pareces agotada después del viaje- dijo Eloise, con una sonrisa cariñosa.

-Perfecto tía, estoy deseando darme un baño relajante y tumbarme en la cama a dormir un rato - dijo Lily, soltando un suspiro de cansancio.

Oculta (Renacer es la continuación)¡Lee esta historia GRATIS!