(Narra Harry)

- Pues quien vas a ser, Celia.

- ¿Celia, quién es Celia?

Me giré y la vi, no era Celia, era Eve, ¿qué hacía ella en Barcelona y cómo me había encontrado? Eve había sido mi mejor amiga cuando tenía doce años, y antes de que todo lo de One Direction empezara habíamos estado saliendo juntos, pero se fue y no la volví a ver.

- Eve, que sorpresa, ¿qué haces aquí en Barcelona?

- Nos mudamos aquí después de estar en Francia- dijo sentándose a mi lado- ¿Y tu supongo que vienes al famoso concierto de One Direction?

- Bueno eso parece que digas que lo venga a ver, más que nada que si yo no vengo poco One Direction habría.

- ¿Y nunca te has planteado hacer tu carrera en solitario?

- ¿Por qué debería hacerlo? Los chicos son como mis hermanos, no los voy a abandonar, One Direction es mi familia.

- ¿Y las chicas? ¿Muchos ligues con eso de ser famoso?

- Bueno si bastante- me reí mientras pensaba en Celia- ¿y tú?

- Bueno aún no he olvidado al último, así que sigo sin nadie. Oye y lo de tu carrera en solitario, no sería una mala idea, tú destacas mucho sobre los demás, creo yo, cuando escucho canciones vuestras, se define perfectamente a ti y los otros suenan más como a coro, en mi opinión.

- Eve, gracias por halagarme, pero yo estoy bien en One Direction y no voy a dejarlo, de acuerdo así que basta con eso- le grité.

- Lo siento Harry, de verdad, no quería ofenderte- de repente sus ojos azules se entristecieron y se empezaron a llenar de lágrimas, la abracé y dejé que se apoyara en mi hombro, no me gustaba ser el culpable de que ella llorara. Levanté la cabeza un poco mientras seguía abrazándola y consolándola.

Y entonces la vi, a Celia, doblando la esquina, corriendo sonriendo como nunca la había visto. Feliz. Mientras se acercaba a nosotros, de repente se paró de golpe, justo en el momento en que Eve se incorporaba y me daba un beso en la mejilla.

Celia estaba parada en medio de la calle, a diez metros de nosotros, se giró y salió corriendo por donde había venido, me levanté, pero tenía a Eve agarrada a mí, y no me soltaba.

- Eve suéltame- le grité.

- Porque Harry, llevamos mucho tiempo sin vernos, ven- me dijo agarrándome más fuerte el brazo y tirándome en dirección opuesta hacia dónde se había ido Celia.- Que a mis padres les hará ilusión volver a verte.

- Eve, te he dicho que me sueltes- dije moviendo rápidamente el brazo y soltándome de su agarre. Me puse a correr hacia donde había ido Celia, doble la esquina, pero allí la calle se dividía en dos y no sabía cuál era el camino que Celia había tomado.

Eve llegó hasta mí corriendo.

- ¿Se puede saber qué te pasa Harry Edward Styles?

- Que acabas de fastidiarlo todo Eve, eso es lo que pasa.

- Chico estás muy tenso, eso es lo que pasa, ven, que te llevo a casa de mis padres y descansas un poco.

No sé porqué, necesitaba buscar a Celia, decirle que eso había sido un mal entendido, porque cuando la he visto corriendo felizmente, me he dado cuenta de que todo lo que yo creía era verdad, porque si no lo fuera, no hubiera venido así de contenta y con esa ilusión en sus ojos, pero en lugar de ir a buscarla, dejé que Eve me llevara, nos encontramos algunas fans por el camino y me hice algunas fotos forzando la sonrisa como nunca había hecho, después firme algunos autógrafos hasta que llegamos a casa de Eve, sus padres me saludaron emocionados, y me dijeron lo típico de cuanto has crecido, y todo eso, pero yo no escuchaba, en mi cabeza solo había la imagen de Celia girándose dolida y marchando corriendo.

(Narra Celia)

Llegué otra vez al teatro y me fui a nuestra sala, allí seguían todos, habían pedido pizzas para comer y estaban en el suelo esparcidas mientras comían. Antes de que me preguntaran algo, me encerré en el baño.

Minutos después, salí porque oí que me gritaban des de la sala.

Mi móvil vibró y lo saqué, miré quien era, era una amiga que había hecho en twitter cuando aún Directioner y nos seguíamos hablando a veces por whatsapp.

"Sé que dejaste de ser Directioner, pero esto te va a gustar. Dicen que Harry tiene novia, es una chica rubia de ojos negros, es tope de guapa, los han visto por allí Barcelona, y la chica por twitter lo ha confirmado, y Harry seguro que no tarda mucho, porque hay una foto de ellos entrando en casa de la chica…"

Ahora no era dolor lo que sentía, ni tenía ganas de llorar, una rabia interna me corría por dentro, como si un enorme fuego hubiera despertado, tenía ganas de romper cosas. Tiré el móvil al suelo, pero con la funda rebotó así que no hizo ningún efecto, y lo primero que cogí fue un jarrón de flores de plástico que había en una mesita lanzándolo con fuerza al suelo haciendo que estallara en mil pedazos, después cogí la mesilla y empecé a darle patadas y puñetazos, hasta que alguien me cogió por la espalda abrazándome con tanta fuerza que no me podía mover, empecé a moverme para liberarme, pero Louis me tenía muy bien sujeta y tenía mucha más fuerza que yo.

- Celia, cálmate, para, estate quieta, tranquila.

- Lo estaría si no fuera por el imbécil de Harry, me dice que me quiere y cinco minutos más tarde está con otra.

- Pero que dices Celia-me dijo Lindsay- anda bebe agua y refréscate un poco, te está afectado demasiado esto.

- Mira Lindsay, no me digas que me calme, si según tú no pasa nada, mira en twitter y si quieres te hago un mapa y todo después de que veas las fotos. Pero no me pidas que me calme, y menos después de esto.

¿Tan malo puede ser conocer a One Direction?¡Lee esta historia GRATIS!