15:

317 15 0

Dicen que corren malos tiempos para el amor. Que ya no existe. Que lo bonito se perdió. Que la pasión viene con fecha de caducidad, y las relaciones son efímeras. Dicen que todos vivimos un gran mentira al enamorarnos, ya que el amor dista mucho de ser como lo pintan en el cine. Pero yo vengo a deciros todo lo contrario. Y os lo digo yo, que me he equivocado de amor de mi vida en más de una ocasión. El amor verdadero sigue existiendo. Que todas esas tardes de mantas y películas, abrazado a ella, valen más que poder perderme por un millón de camas y otras bocas. El amor verdadero existe, y no hacen falta rosas, ni osos de peluche gigantes para demostrarlo. Se demuestra en esas tardes en las que llueve, y no sólo compartimos cama, también sueños y planes de futuro. Existe en todas esas cosas que solo sabemos tu y yo, y nadie más. Tienes mil maneras para saber animarme el día. Aunque el cielo esté nublado, consigues hacer que salga el sol. Nunca me voy a cansar de decirte lo bonita que es tu sonrisa. Tampoco me voy a cansar de besarla. Ni de luchar por mantenerla. Cariño, yo no soy el novio perfecto. Se que tendrás que llorar por mi en más de una ocasión, y qué te haré enfadar en otras tantas. Nadie dijo que esto fuese perfecto. Pero sé que podremos con todo, como hasta ahora. Porque como te quiero a ti, no voy a poder querer a nadie más. Este texto va sólo para ti, por todo lo que haces siempre por mi. No me parecía buena idea escribirte esto por san valentín, y recurrir a lo típico, ya sabes que yo intento que todos los días a mi lado sean como ese 14 de febrero. Porque no me hace falta un ramo de flores, ni regalos caros para enamorarte un poquito más. Y porque no hay palabras más bonitas que las que dicen tus ojos cuando los cierras antes de darme un beso.

Poesía para días grises.¡Lee esta historia GRATIS!