Papá

74.3K 5K 271

ASTRID    P.O.V.

-Voy a llamar a casa para avisar- dijo Dominik saliendo de la habitación, sólo asentí

Minutos más tarde Mike despertó, la doctora vino a revisarlo de nuevo, me dió la receta con las medicinas y dejó llevarnos a Mike a casa

En el camino no hubo mas que silencio, Dominik iba concetrado en la carretera y Mike en la ventanilla, besé su oreja mientras señalaba un pino y él sonrió tomándo mi nariz en sus manos, de repente se giró a Dominik y se inclinó para tocarlo

-No Mike- murmuré regresándolo a su lugar, por fortuna Dominik no se había dado cuenta

...

-Iré a dormir un poco, deberías de hacer lo mismo- dijo mientras se dirigía  a las escaleras

-Gracias- dije en voz baja

-No se merecen- contestó mientras subía

Después de darle uno de sus medicamentos en la leche a Mike, subí las escaleras, fuí a la nueva habitación de Mike y lo deposité en su cuna, el agitó sus manitas inquieto

-Es tu nueva camita, no te va a pasar nada- dije arropándolo, comencé a acariciar su cabecita para calmarlo y poco a poco se fué durmiendo

Cuando estuvo dormido salí de su habitación y me fuí a la mía, me acosté y en cuanto lo hice me quedé dormida

...

Me desperté de repente sin saber donde estaba, me quedé mirando el techo mientras recordaba; había pasado tanto los últimos días que ni yo lo creía

Me levanté y fuí a ver a Mickael que aún estaba dormido, regresé a mi cuarto y me dispuse a bañarme, me vestí y fué a verificar que el monitor de mi hermano estuviera encendido

Bajé y me dirigí a la cocina encontrándome con la señora Collins cocinando, entonces me dí cuenta que lo había olvidado

-Señora Collins- llamé para que notara que estaba ahí, ella volteó y me sonrió

-El señor Mackenzie me pidió que lo hiciera por ti, ya que estabas muy cansada por lo de anoche- dijo acercándose a mí

-Gracias- sonreí, -¿el señor no está?- pregunté

-Hace poco se fué al trabajo- asentí, -¿cómo está el bebé?-

-Está dormido-

-Te asustaste, ¿no es cierto?- dijo con expresión cariñosa

-Demasiado- dije en voz baja con el ceño fruncido, -yo no sabía donde estaba su habitación, y la que tenía más cerca era la de...- hice un movimiento de cabeza para que me entendiera

-Claro, no te preocupes, al menos sabemos que todo está bien- dijo sonriéndome y yo le correspondí

DOMINIK     P.O.V.

Releía la invitación en mis manos, cada que la recibía el rencor y la nostalgía me invadían, no podía creer que después de todo lo que me habían hecho creyeran que iría a su tonta cena

-Cena de beneficiencia- leí en voz baja, -hipócritas- dije negando con la cabeza

Guardé la invitación en mi saco, me puse de pie y salí de mi oficina dirigiéndome a el elevador, bajé al lobby y salí para subir al auto

En pocos minutos llegamos a la casa gracias al poco tráfico, Raymond aparcó el auto y yo bajé para entrar, subí las escaleras para ir a mi habitación pero una voz procediente del cuarto de Mickael me detuvo

Me asomé un poco y ví a Astrid con su hermano en brazos dándole mamila mientras le hablaba

-...y papá antes de ir a trabajar, dejaba que le amarrara la corbata, todos los días- dijo sonriendo, -y mamá en mis cumpleaños cocinaba mi platillo favorito- por eso se me queda viendo cada vez que me amarro la corbata

Me alejé pensativo y me dirigí a mi habitación, comencé a quitarme la corbata, el saco, los zapatos y el resto de la ropa quedando sólo en boxers, iba a entrar al baño cuando escuché un grito de Astrid, salí lo más rápido de mi cuarto al cuarto del bebé

-¿Estas bien?- pregunté enseguida, cuando reaccioné ella estaba acostada en el piso riendo con Mike sobre ella

-Estoy bien- dijo aún riendo, se giró a mirarme y  se tapó los ojos al instante, entonces recordé que estaba sólo en ropa interior, me tapé "mi paquete" y salí corriendo a mi cuarto

-Rayos- murmuré ya encerrado

ASTRID    P.O.V.

-Es lo más grande que he visto en mi vida- murmuré aún con mi manos en mis ojos, -bueno de hecho no he visto ninguno, es el primero- Mike puso sus manitas sobre las mias, -¡bu!- dije mientras destapaba mis ojos haciendole reír

...

-Ba, ba, ba- balbuceba Mike agitando el cucharón en sus manos sentado en su nueva sillita periquera, yo estaba revisando que había en el refri para cocinar mañana

-¿Porqué tiene el cucharón otra vez?- preguntó Dominik entrando a la cocina a servirse un vaso con agua

-Es el único juguete que tiene- dije encogiéndose de hombros

-¿No tiene juguetes?- preguntó

-Mis padres murieron cuando el tenía 3 meses, sus juguetes se quedaron en la casa que nos quitaron y yo no tenía mucho dinero para comprarle más- dije mientras acomodaba los huevos, él asintió y siguió mirando a Mike, quien le sonrió y volvió a estirar sus brazitos hacía él

-¿Cuándo dejará de hacer eso?- preguntó mirándolo con el ceño fruncido

-Después que lo cargues, creo- dije encogiéndome de hombros

-Sí lo hago ahora, ¿dejará de hacerlo?-

-No lo sé, tal vez por hoy-

Se acercó a Mike, y éste sonrió aún más moviendo sus deditos, Dominik suspiró y yo dejé de hacer lo que estaba haciendo para poder ver con más atención la escena

Dominik acercó sus manos a Mike, las colocó bajo sus brazitos y los alzó con cuidado manteniendo la distancia, lo miré frunciendo el ceño

-¿A eso le llamas cargar?- pregunté

-¿Qué tiene?- preguntó sin entender

-Acercalo más, pegaló a tu cuerpo, abraza sus piernas con tu brazo y con la mano del otro su espalda- dije sin acercarme, despacio hizo lo que le dije; en cuanto Mike estuvo cerca, puso su manita sobre la nariz de Dominik riendo

-¿Y?- pregunté

Se encogió de hombros, -no está mal- dijo mirando a Mike a los ojos y una sonrisa se dibujo en su rostro, haciéndome sonreír a mi también

-Pa.pá- balbuceó Mike, la sonrisa de Dominik se desvaneció al igual que la mía; Dominik devolvió a Mike a su asiento y salió casi corriendo de la cocina...

Mí única salvación¡Lee esta historia GRATIS!