Capítulo 2. Un nuevo comienzo

Comenzar desde el principio

-¡¡¡¿¿¡NUESTRAS HABITACIONES ESTÁN COMUNICADAS!!!??

-NO; solo.... compartimos baño.

-Pffff, dime que hay cerrojo por favor.

-Mmmm, si así estas más tranquilo...- Dije para pincharle aunque en realidad si que había. Se puso histérico y corrió ha comprobar el pestillo de la puerta.

-Eres imbécil, claro que hay pestillo.-Dice un poco mas aliviado.

-Pero es que es increíble, una casa tan grande y tenemos que compartir baño.-Digo cabizbaja

-Bueno, nos acostumbraremos... pero yo entro primero, eh que luego me voy a ver a Finn y Jack, que tenemos que ir a comprar lo de mañana, ya sabes lo de navidad.-Me recuerda mi hermano, las horribles navidades q voy a pasar, lejos de mis padres, con mi hermano y parece ser que con mis primos también :(

-Vale, yo estaré por aquí deshaciendo las maletas.

-¿Quieres venir con nosotros?

-No, no me apetece, además no les conozco y son mas mayores que yo y no.

-Pero te pueden presentar a alguien de tu edad.

-Liam, no te preocupes, enserio.

-Como quieras, bueno... que fuera de aquí ¿no? o quieres quedarte a ver mi perfecto cuerpo.-Dice egocentricamente.

-Puag... que asco, si mejor que me voy ya.

Salgo por la puerta de la izquierda, escuchando como mi hermano se aseguraba de cerrar el pestillo, que daba a mi puerta. Preparo la cama, cierro las luces y busco en las cajas hasta encontrar unas velas las enciendo, y me pido una pizza, espero a que venga, y cuando ya esta todo preparado me hago un pequeño parapeto, con muchos cojines, cojo mi portátil y mi móvil y me tumbo me tapo y desbloqueo mi móvil, veo que tengo 2 llamadas perdidas de Sam, así que abro mi portátil, Skype y busco a Sam le envió la petición de videollamada, y a los 10 segundos veo su cara en mi pantalla.

-Saaaam, ¿ que tal?

-Aburrido sin tus locuras, ¿Tú?¿Como es la casa?¿Es grande?¿Qué tal el viaje?

-Más despacio muchacho- Ríe.

-Bien, la casa es bonita y grande, pero comparto baño con Liam- Pongo cara de asco.- Por lo demás todo bien, aunque me queda ordenar todas las cajas y decorar mi cuarto pero bueno.

-Me alegro.- Entonces Liam aparece por la puerta del baño, con una toalla enrollada y me dice.

- Abeline siento comunicarte que te estas volviendo loca,¿ Pero que haces hablando sola?

- Liamberto- Recalco el nombre con el que le llamo- Estoy hablando con Sam, saluda.

-Hola, Sam.- Sam se queda paralizado, cuando enfoco a mi hermano que solo va con la toalla, Liam ríe y dice:

-Bueno he quedado con los primos, adiós.

-No se te olvide vestirte, Liamberto.- Me mira y me hace burla-Bueno Sam,¿Sam?, tierra llamando a Sam.

-¿Eh? A si si, ¿Qué?- Me rió.

Nos tiramos hablando por Skype 1 hora y media, entonces le dije que tenia sueño y que ya hablaríamos, apague el portátil. Y me tumbé boca arriba pensando en nada y en todo a la vez.

Son las 4 de la madrugada, compruebo de nuevo el reloj analógico de la mesita, ¿qué hago despierta a estas horas?
Me levantó rápidamente al recordar el ruido que me a despertado, cojo mi móvil para apuntar con la linterna hacia la puerta y la abro cuidadosamente con miedo a que haya alguien detrás que me quiera violar (madre mía sí que me he vuelto paranoica desde que estoy aquí). La abro y me encuentro todas las cajas que estaban apiladas en orden, tiradas por el suelo y a un bulto justo a la izquierda de mi puerta apoyado en la puerta del baño sentado acollado en sus rodillas. Le miro extrañada hasta que me doy cuenta que es mi hermano.

¿Me olvidarás?¡Lee esta historia GRATIS!