For every story tagged #WattPride this month, Wattpad will donate $1 to the ILGA
Pen Your Pride

Capítulo 2

32 2 0

¡¡DING DONG!!...

  -¿Quién es? - pregunté.

  - Soy yo Jackie, abreme por favor. - dijo Carol con tono elevado.

  Abrí la puerta e invité a Carol a pasar y a que me diera su abrigo. Se acercó y me saludo cariñosamente pero se apartó cuando me ataco un horrible ataque de tos.

  - Vaya, vaya. Pues si que estas enfermo si - dijo mientras me tocaba la frente. - ¡Venga! Tira para la cama que te tienes que mejorar. Tu madre no vendrá hasta la hora de comer así que yo te cuidaré hasta entonces.

- Vale. Pero si no es molestia, ¿me podrías traer unas mantas del sótano? Tengo mucho frío.

- Está bien, pero vete a la cama que te vas a enfriar más.

  Me dolió mentir a Carol haciéndole pensar que realmente necesitaba aquellas mantas pero si quería salir de allí tenia que ganar tiempo para ir a mi cuarto y vestirme. Tenía una nota en un papel en mi cuarto que iba a dejar en la entrada para cuando se diese cuenta de que no estaba.

"Me voy un rato, no te preocupes que volveré hacia las 3". Eso es lo que ponía en la nota.

   Pero justo cuando baje las escaleras de mi cuarto para llegar al hall, sonó el timbre de nuevo.

   Corrí rápido a mi cuarto para que no llegase Carol y me viera vestido y con la nota en la mano...

    - Ya va, ya va... -dijo Carol mientras subía del sótano a gran velocidad.

    - ¡Abreme! - gritó una voz familiar.

    Carol abrió la puerta y vio que mi padre estaba allí

    - ¿Qué haces tu aquí? Emmy me dijo que por la noche, discutiendo por las notas de Jackie le intntaste golpear... Eres un monstruo, te debería de dar vergüenza, pegar a una pobre mujer. - le dijo Carol.

    - ¿Quieres que seas tu la siguiente en recibir un buen tortazo? ¿No? ¡Pues cállate y vete!

Oí todo desde mi habitación y seguidamente, se oyó un portazo. Escuché como mi padre subía por las escaleras suspirando y echando prejuicios contra Carol. Mi padre entró a mi cuarto:

   - ¿Estás mejor, hijo? -me preguntó.

   - Sí. -le dije.

   - Me alegro. Tengo que salir a hacer unos recados importantes y no volveré hasta dentro de unas horas por lo menos.

   - Vale. Oye, he oído lo que le decías a Carol y lo que hablabas sobre mamá y... -dije pero mi padre me quitó la palabra de la boca.

   - Escucha, no te creas nada de lo que te diga la guarra de tu madre y su amiga. Solo buscan arreglar sus problemas chantajeandome con la policia. Y si pegué a mamá no fue realmente por tus notas, de las que yo no tengo queja, sino de que ella se acostó con el vecino del chalet de al lado. Si yo tampoco me lo creía pero cuando vi en la entrada unas flores de su "bombón de carne y hueso" me quedé peor que tú. A las mujeres hay que ponerles en su sitio.

   - Vale papá -me di la vuelta y empecé a gemir.

  No se me ocurrió nada más que decirle porque él estaba tan enfadado que si le llego a contra  decir, me mata.

   Papá salió de mi cuarto a gran velocidad y se oyó como revolvía en el sótano. Seguido de eso, se marchó de casa.

Los Jepsen.¡Lee esta historia GRATIS!