·Capítulo 1· III ·

11 2 0

S.XXI

-¿Clarissa?¿Por qué buscas a Clary?

El brujo posó una mano en el pecho de Alec para que aguardará, sabía que ese chico era de pocas palabras pero cuando él parecían involucrado no había nadie que le callara la boca.

-Tengo una vaga idea de lo que quiere.

- No es vaga, Magnus, tú más que nadie sabe que es lo que quiero.- contestó fríamente la chica.

- Bueno , siempre has sido una egoísta eso lo tengo aprendido, pero lo que tu deseas es demasiado , incluso para ella.

-¡Y tu que sabrás! Llevo años, décadas, ¡siglos! ¡buscando una solución! ¡Algo que me lo pueda devolver!  y ahora que se que tengo una oportunidad no voy a desecharla.

-¡Tu no eres la única inmortal aquí! -gritó el brujo rojo de rabia, Alec se sorprendió nunca lo había visto así.- ¡Que yo sepa no eres la única que a perdido un ser querido!  Deverías saberlo ya , eres más vieja que yo.

Camila apretó los dientes, tenía razón pero no podía soportarlo , cada día que pasaba lo hechaba más en falta , era como si su mundo se le cayera encima. Esta agachó la cabeza mirándose lo a zapatos para no llorar. A Alec le recordó a Clary, pequeña , impotente y decidida.

-Lo sé , pero ... tu también debes saberlo, lo tienes a él y-y sé como lo miras- comenzó a tartamudear- se ve que os amáis. Por mucho os pase os queréis.

-Cariño Alec , puedes ir al salón llévale la comida a Presidente miau- le dijo el brujo al chico que obedeció inmediatamente, cuando salió de la habitación se acercó a Camila- Si, lo comprendo , pero dentro de sesenta años también te comprenderé , estaré igual de destrozado que tú, créeme incluso más. Pero entre tu y yo Camil, no puedes luchar contra el tiempo.

Camila notó que las lágrimas le amenazaban con salir. Acarició la cara de Magnus y le dio las gracias por todo lo que había hecho por ella. Aquella vez sería la última que lo vería. Debía de aceptar su muerte. Pero porqué no lo hacía , ¿por qué aún no estaba satisfecha consigo misma? Sin decir una palabra más abandonó el apartamento al borde del llanto, cuando estaba apunto de cruzar la carretera una mato la retuvo por el brazo. Asombrada la chica se dió media vuelta y se encontró a Alec detrás suya.

-No se que es lo que quieres ni que has hecho para tener la confianza de Magnus, pero si el confía en tí lo haré yo también , conozco a Clarissa, te llevaré con ella.

-Gra-gracias- contestó Camil restragandose las lágrimas que brotaron en su cara- Pero supongo que querrás algo a cambio.

-Así es, quiero que me cuentes cosas. Sobre Magnus.

- Todo lo que quieras. Créeme sé mucho más de él de lo que el conoce de sí mismo.

Alec sonrió medio convencido y a Camil casi se caían las piernas del parecido. Aquella sonrísa era su sonrisa , aunque en aspecto solo se daban un aire.

- Tienes su misma sonrísa, aunque la suya era más pícara.

- Dices que eres nefilim, sin embargo tambien dices que has vivido mucho tiempo , que eres inmortal ¿como es eso?

- Es una larga historia , si quieres podemos ir a un restaurante que hay cerca de aquí ¿sigue existiendo el Taki's?

Cazadores de sombras : Camila¡Lee esta historia GRATIS!