Capítulo 1 ~ Volvamos a empezar.

75 0 0

Viernes, 17 de Septiembre de 2016

Hoy a sido un día distinto. A comenzado el instituto ya estoy en 1° de bachillerato. Al llegar al instituto por el pasillo estaba Nash, mi ex novio, tan precioso y chulo como siempre. No sé explicar bien lo que senti por él, fue algo muy fuerte. La verdad es que todavía siento algo, fue mi primer amor, el primero que me enamoró. Entré en clase con mi mejor amiga Miley, que por cierto hoy hace 4 años que la conozco, es un día muy especial para nosotras; como iba diciendo entré y me miró, me miró como cuando estabamos juntos, me guiñó el ojo y yo... Bueno yo me derretí. Fue raro por que nosotros no acabamos bien. Miley miró al chico que le gustaba (el mejor amigo de Nash) desde hace muchísimos años, pero él, ni caso. Yo se lo digo, no le conviene, es un chico que está con unas y con otras, solo usa a las chicas y adiós, pero ella vive enamorada. Nos sentamos las dos juntas y Nash y Dilan se sentaron detrás nuestra. Nash me tiró una bola de papel en la cual ponía:
«Veo que te ha sentado bien el verano, estás espectacular.» Sentí una especie de cosquilleo por mi estómago y me sonrojé, seguidamente empecé a escribir para contestarle. De repente la puerta se abrió:

-¿Se puede?.- dijo un chico alto, con ojos color miel, de pelo rubio y super cool.

Miley me dió un codazo y me dijo:

-Este chico es Amy, este.

-Este chico ¿que?.

-¿Recuerdas lo que hablamos hace unos días? De que tenías que olvidar a Nash y todo eso.

-Sí. ¿Y?.- le dije yo, sin saber lo que Miley quería decir.

-Pues eso boba, este chico es perfecto para olvidarlo.

No conocía de nada a este chico aunque la verdad es que era guapo, que digo guapo, guapísimo.

-¡Señorita Parker! Ya veo que sigue usted igual que hace unos meses, callese y deje que el nuevo se presente, por favor.- dijo mi profesor llamandome la atención, como siempre tan simpático.

-Hola a todos soy Bieber, Justin Bieber.- se presentó despues de regañarme el profesor.

-Muy bien Bieber, puede sentarse. Miley usted se sentará al final de clase sola y Bieber al lado de Amy.

-¡Suerte!.- me susurró Miley recogiendo sus cosas.

Yo volteé los ojos y reí. Nash miró a Bieber, no precisamente con buena cara, no se solía llevar bien con los guapos que le hacían "competencia". Justin se sentó, me miró se abajo a arriba y dijo:

-Amy Parker... Hasta tu nombre es precioso.

-Aquí se viene a estudiar, no a ligar.- le dijo Nash antes de que yo pudiera contestarle.

*** Al salir de clase ***

-Que corto se ha echo el día eh.- me dijo Miley. Yo le dije 'sí' con la cabeza mientras leía un mensaje en mi móvil.

-¡Amy, no me estás escuchando!.- Volvió a decirme al ver que yo estaba concentrada en el mensaje.

-¡Calla y lee!- le respondí dandole mi móvil.
Lo cogió y empezó a leer:
«Amy, se que nosotros no acabamos bien pero...»

-¡Shhh! Más bajo.- le dije a Miley.

«...pero aún siento algo por ti y hoy al verte me he dado cuenta.» terminó de leer Miley.

-¡Que fuerte, Nash te quiere!

-¡Shhh!.- volví a decirle- no me quiere, sabes como es el, solo lo hace para dar falsas esperanzas.

Llegué a mi casa, dejé la mochila y me hice una coleta.

-Cariño, ¿como ha ido tu primer día de clase?.- me dijo mi madre terminando de hacer la comida.

-Bien.- le dije subiendo las escaleras hasta llegar a mi habitación.

Me tumbé en la cama, habrí el segundo cajón de la mesita y cojí unas fotos de Nash y mias. Una lágrima se derramó pasando mi mejilla, de alegría al recordar lo que vivimos juntos o de tristeza al saber que ya nada sería como antes, no sé. En ese momentó sonó mi móvil, mi madre lo cogió y dijo:

-¡Amy, es Miley!.- me sequé la cara y bajé corriendo las escaleras.

-¿Que quieres? Nos acabamos de ver.

-Sabes que día es hoy ¿no?.

-Pues claro.

-Y sabes que nos vamos a ir de fiesta ¿no?.- y antes de que pudiera contestarle me soltó:

-No acepto un 'no' por respuesta, a las 22:00 te paso a recoger, ¡ponte guapa!- al decirme eso colgó.

No tenía muchas ganas de fiesta pero era un día especial.
Eran las 21:14 y todavía no sabía que ponerme, abrí el armario y cogí un vestido rojo, ajustado, con cremalleras doradas en los hombros. Cuando por fin supe que ponerme me fui a bañar.
Salí de la ducha, me sequé y seguidamente comenzé a secarme y plancharme el pelo. Casi nunca me lo planchaba ya que mi pelo era liso y lo tenía muy largo como para plancharlo todos los días. Una vez terminado el pelo busqué el maquillaje, cogí una barra de labios roja, rimmel y colorete. Antes de pintarme fui a mi habitacion me vestí y cogí unos tacones dorados con plataforma para llevarmelos al baño. Me apliqué la base extendiendola bien por toda mi cara, despues me pinte los ojos y me encrespé las pestañas, cogí la barra de labios y la pase varias veces por mis labios. Guau, era mi record, eran las 21:53 y estaba lista. Me pusé los tacones, cogí dinero y bajé por las escaleras. Mi madre al verme chifló y dijo:

-¡Que bellezón mi niña!.

-Aunque te arregles seguirás siendo fea.- dijo mi hermana.

Sonó el timbre y fui corriendo a abrir, era Miley.

-Adiós mamá.- dije mientras cerraba la puerta.

-Chao cielo, no vengas tarde.- ne respondió ella.

Miley me dió un sobre, lo abrí y... ¡Eran dos entradas para la discoteca mas espectacular de todo Madrid!. La abrazé fuerte y le besé en la mejilla, ella rió. Nos montamos en su coche, llegamos a la dico y aparcó. Entramos, fuimos a la barra, pedimos dos Martini y de repente me sonó el móvil, era un mensaje de Nash:

«Ese vestido rojo y tu cuerpazo hacen una combinacion perfecta.» Miré para todos lados, era evidente que Nash estaba aquí.

-¿Qué te pasa?- me dijo Miley al ver que miraba a todos lados como una loca.- ¡Venga vamos a bailar!- terminó de decirme.

Guardé el móvil y fuimos a la pista a bailar.

-Voy al baño, Amy.

-No tardes.- le dije a Miley cojiendole su copa.

Deje las dos copas en una mesa y fui a bailar de nuevo. Inesperadamente me agarraron por detrás de la cinturá y me susurraron al oido:

-Me encantas.

Me di la vuelta, ¡era Justin!. Sonreí como una boba y con sus manos en mi cintura me acercó suavemente a él mientras bailabamos. Miley salió del baño, vino hacía nosotros y dijo:

-Justin, te la robo un segundo.
Me cogió de la mano y me llevó a la barra:

-Dos chupitos de tequila, por favor.

-Estas loca.-le dije.
Al bebernoslo de nuevo sonó mi móvil, Nash, como no.

«Ven al baño, aquí te espero.»

Se lo enseñé a Miley, y me gritó:

-¡Corre, ve! ¡¿Que esperas?!.

-¿Que le digo a Justin?

-Yo me ocupo.- me dijo y diciendome adiós con la mano.

Fui al baño y al entrar allí estaba
Nash, me guiño el ojo, me acerque y dije:

-¿Que quer...- y antes de que pudiera terminar la frase me tapó la boca, me cogio del culo me levantó y me besó. Entre beso y beso sonreía. Su sonrisa, su sonrisa es lo mejor, cuando sonríe se acaban los problemas. Empezó a darme besitos en el cuello.

-En el cuello no... Para Nash...- le dije.

Los besos en el cuello me descolocan. El siguió besandome el cuello, nos miramos y comenzamos a besarnos otra vez, mientras yo le quitaba la camiseta. Me subió en vestido y pasó lo que pasó, ambos quisimos.

Te haré creer. | Justin Bieber¡Lee esta historia GRATIS!