•Tres•

58 3 0

- ¿El cuatro de julio? -  Tragó duro - Una fría noche como cualquier otra, ahí estaba Collin, ambos sabíamos que iba a pasar. Lola lloraba mientras yo lo aniquilaba a golpes. - No había expresión alguna en su rostro - Creí matarlo, Lola gritó que corramos y así lo hicimos. Todo salió mal, ella alguien disparo y le pego a Lola, murió. No podía dejar que sepan que fue mi culpa así que la corrí a un costado y seguí corriendo. - Mis ojos estaban llenos de lágrimas. - Me di por muerto, pero toda mentira tiene que acabar. - Rie melancolico

- Y desapareciste de la faz de la tierra. ¿A donde fuiste Darren? - Frunció el seño, formó puños con sus manos hasta que sus nudillos se pongan blancos.

- Escúchame Lily, es mi maldito problema, tu no dirás nada, absolutamente nada o si no tendré que matarte. ¿Quedo claro? - Trague el nudo que se formo en mi garganta. Sus ojos verde esmeralda se oscurecieron. Las facciones de su rostro era de enojo. Mierda.

- Si, quedo c-claro - Logre responder.

- Así me gusta, sumisa. Buena chica - Dejo plata sobre la mesa y se retiró.

El mozo llego con nuestra comida así que no me quedo otra que comer sola. Cuando acabe pague mi parte y salí camino a mi departamento. Al llegar, Nina hablaba con Collin y se reía de lo que el decía. Ver a mi amigo sentado ahí después de lo contó Darren se me hizo un nudo en el estómago.

- Hola - Saludé, ellos me miraron y me hicieron gesto para que me siente. Así lo hice.

- Cuentanos Lily, ¿que te dijo? ¿Ligaron? Dale. - Hablo Nina entusiasmada.

- Pues, me dijo que haremos el trabajo que nos pidieron y nada cenamos - Reí ante la cara de mi amigo.

- Vamos Lily, ¿no hubo ni un beso? - Suspire frustrada

- Que no maldita sea.

Creo que debería de contarle lo que me dijo de aquel cuatro de julio, que me amenazo, pero por alguna razón no puedo contarles. Si Collin no lo hizo yo tampoco lo haré.

Al rato se fue mi amigo quedándome sola con Nina. Pero me sentía vigilada, que alguien estudiaba cada movimiento que hacía, cada mueca y cada paso que hacia. Me sentía vulnerable. Nina se puso hacer la comida mientras yo elegía una película para ver.

Al cabo de dos horas Nina y yo estábamos empapadas de lágrimas sentadas en el sillón. P.S: I love you era hermosa. Me decidí y me levante para ir a la cama.

- Buenas noches Lily, que descanses.

- Gracias. Tu igual - Llegue a decir para luego desparecer por las escaleras.

Llegue a mi pequeña pero acogedora habitación dónde comencé a deshacer la cama. Me coloqué el pijama y me acosté a dormir.

Unos pasos en la habitación hicieron que abra los ojos asustada. Creí que era Nina pero parecían botas de militar.

No quería darme vuelta, los pasos se dejaron de escuchar. Comencé a temblar. Lentamente comencé a voltear para encontrarme con una sombra, alta, hombros anchos iba vestido completamente de negro... No esperen no llevaba camisa.

Encendí la luz para encontrarme a un Darren observándome con esos ojos verdes esmeralda que me penetraban.

- Mierda - susurré entrando en pánico - ¿Como entraste?"

- Tu ventana estaba abierta - Se encogió de hombros.

Lo miré su cuerpo estaba lleno de tatuajes. Su cabello estaba revuelto y sus vaqueros sueltos junto a esa botas militares.

- ¿Es una especie de broma o algo por el estilo? - El me miró sin ningún rastro de diversión.

- Es muho más que una broma - habló sensual mientras se subía a la cama y gateaba hasta mi.

N/A: Corto lo se pero prometo que para el próximo cap va a ser mas largo. Espero que les guste la nove. Se viene, se vienee, se vieneeeeee! Ahr jajaja

Psicópata¡Lee esta historia GRATIS!