Colby estaba afuera del departamento viendo las estrellas de una noche azulada, recordaba sus días en Torre de Plata cuando salía con los niños a encender una fogata y llevaba malvaviscos para que los niños comieran mientras el bicolores les contaba historias de terror, esos niños no se asustaban con nada y es por eso que Colby aprovechaba para buscar las historias más retorcidas en la web.

Esperaba que esos niños estuvieran bien a cinco meses de que habían desaparecido, jamás se perdonaría si ellos aparecían muertos o quedaban huérfanos por las estupideces de Lesnar. 

Miró el bosque se extendía más allá del horizonte, escuchó un rugido lejano y se quedó alerta. Aquello sonaba muy fuerte, como si estuviera muy cerca ¿Hay felinos en el bosque? Pero esos no eran lugares para los gatos, los bosques pertenecían a los lobos.

-Panteras-dijo Jonathan acercándose a su hermano. Apoyó los brazos encima del barándal mientras veía el horizonte con atención-Padre mencionó que en Valley había panteras-

-No las había visto o escuchado desde que estamos por acá-dijo Colby tragando saliva

-No es algo de lo que te debas de preocupar, es algo de lo que soy muy meticuloso. Evito los territorios de los gatos-Jon se recargó en el barandal-Quédate tranquilo, estamos entrenando en territorio "virgen"-

-¿Sabes algo, Jon? Todavía tengo vagos recuerdos de mi estancia en Torre Luna, no recuerdo del todo quienes mataron a mi familia pero cuando lo sepa, lo buscaré y lo mataré-el bicolor miró a su hermano-Y cuando ese momento llegue, quiero que me recuerdes como tu hermano y no como el asesino en el que me voy a convertir-

-¿Estas seguro de lo que harás?-preguntó Jon-Me he enfrentado a otros clanes, Colby, y, créeme, cuando pruebas el sabor de la sangre ajena...no puedes parar. Las peleas te llaman una y otra vez-

El rugido volvió a escucharse a lo lejos, los dos chicos miraron a la misma dirección y decidieron ya no darle importancia a lo que sus oídos escucharan. Nunca iban a provocarles, su estancia ya se estaba haciendo corta, en cuanto leyeran muy bien los movimientos de Bryan estarían listos para poder regresar a sus orígenes.

Su clan iba a ser lo mismo de antes y ellos juraban en terminar con la ida de Brock, ya que él había hecho daños que, a lo mejor, ellos no conocerían hasta mucho tiempo después.

...

-Solo iremos a pasear-dijo Joe tomando la canasta con comida y la bolsa donde estaban los tubos y manta de la casa de  campaña-Me gusta estar en Fort Peck ya que el clima le hará bien a Joelle ¿Confías en mí?-

-Por supuesto que si, amor-dijo Galina tomando su maleta-Estaré con mi madre en Torre de Oro, ten encendido el móvil ¿Si?-

-Sabes que si-sonrió Joe-Jojo, despídete de tu mamá-

-Si, papí-

Mientras Jojo se despedía de Galina, Joe fue a echar las cosas a la camioneta. Sólo serían un par de días en lo que Galina también iba de visita a Torre de Oro, a Joseph le nacía estar solo con su pequeña ya que en Torre de Oro su abuela estaría pegada a ella, encima que los niños se la pasarían jugando.

Finalmente, Galina y Joe se despidieron, en dos días volverían a reunirse en casa. Jojo subió a la camioneta y Joseph manejó hacía Fort Peck, el clima era cálido para esos momentos, no estaba pronósticada la lluvia ni mucho menos el frío por lo que podrían pasarla de lo mejor. Necesitaba un momento con su nena, pasar los días con los pacientes era abrumador, con sus enfermedades y sus quejas

Ya han pasado unas horas, finalmente han llegado al bosque de Fort Peck. Joseph se ha encargado de hacer la casita de campaña y de encender una fogata para alumbrar un poco, el frío es normal en el bosque, la frescura se siente en el aire pero Joseph sabe que estaban fuera de peligro.

Better Than You¡Lee esta historia GRATIS!