Capítulo 1

49 2 0

    Una pequeña franja de luz se colaba entre las rendijas de la persiana momentos antes de que sonase el despertador.

     Las 07:00, un brazo emerge de un cúmulo de sábanas y pesadamente cae con fuerza sobre el despertador, el sonido producico por el golpe retumba por todas las habitaciones del piso.

-Demasiado eco - pensó, ya se lo había advertido el casero, casa grande, mucho eco - Tendré que comprar más muebles...

   Después de comprobar que el despertador seguía funcionando, se levantó y se fue al baño.

  

   Una vez allí, se quedo frente al espejo, contemplaba como el el tiempo lo había cambiado, la melena rubia que lucía a los 16 años fue cambiando de color hasta convertirse a un castaño oscuro, casi negro; los rasgos de la cara casi no habian cambiado excepto esa cicatriz que tenia justo debajo del ojo derecho, recordaba perfectamente como se la habia echo, salvando a una niña de morir aplastada bajo un árbol; sin mas dilación, recordó que le esperaba un dia duro de trabajo y se metió en la ducha, desayunó, se vistió y salió rápido hacia su trabajo.

Prisioneros del consumismo¡Lee esta historia GRATIS!