Capitulo 28

43 1 0

Luis le pide que se vaya, le dice que quiere estar solo por el momento, David se pone de rodillas delante de él, por ninguna razón piensa marcharse si él, tiene cosas que hablar y malentendidos que aclarar, ambos lo saben pero ninguno toma la iniciativa de ser el primero en pedir perdón.

Quedamos todos en el parque para esperar a ver si Luis y David vuelven, d paso avisamos de lo ocurrido a Sergio y a Blas, llegamos al sitio donde Dani y yo los habíamos dejado y allí seguían hablando de sus cosa, riendo y pasando un buen rato al margen de la situación, sin saber lo que había pasado. se lo explicamos y rápidamente tratan de ir en su busca pero les decimos que están hablando.

David decide tomar la iniciativa y pedirle perdón a Luis, pero este no da su brazo a torcer y pasa de lo que le dice el otro chico, David ya no sabe que hacer ya a hecho todo lo que se que ocurría para pedirle perdón, bueno no todo. 

Poco a poco toda nuestra paciencia se va agotando, llevan más de una hora sin dar noticias, no sabemos ni donde están ni si se han reconciliado o están más peleados  que antes. Todos estamos nerviosos y preocupados.

David le sujeta las manos a Luis, este alza la cabeza ambos se quedan mirando fijamente y David se acerca y le besa pero antes le pide perdón una última vez. El beso dura unos segundos, los suficientes para hacer entrar en razón a Luis y ver que se equivocó al desconfiar de su pareja, en ese momento aparece de su boca un yo también te pido perdón, y lo vuelve a besar.

De repente mientras nuestros nervios ya estaban al máximo y vemos que aparecen al fondo y por lo que parece ya están reconciliado, venían cogidos de la mano. Al llegar a nuestro lado nos piden disculpas por preocuparnos y nos dicen que ya lo han arreglado todo.

llegamos al apartamento, Dani y yo, y nada más entrar por la puerta me tiro en el sofá, le hago un hueco a Dani, ambos suspiramos como diciendo al fin un poco de calma y tranquilidad, la verdad es que Madrid no nos había sentado muy bien. Aprovecho ese relax para preguntarle a Dani que cuantos conciertos les quedan para tomarse un descanso, me contesta que solo dos pero que están muy seguidos, en ese momento se me ocurre la idea de un viaje primero a Gijón y luego a donde el quisiera pero al extranjero, me parece una locura pero bueno, aun así se lo comento y a él le parece una buena idea, le apetece despejar la mente de preocupaciones, de estrés y demás, de repente oímos a los demás llegar, se acabó la tranquilidad.

Empezamos a preparar la cena, a pesar de estar todos se notaba bastante calma. Cenamos y nos sentamos en la terraza del piso, la noche se alargó entre risas y anécdotas. 

Sueño cumplido¡Lee esta historia GRATIS!