Me movía de un lado a otro, no podía conciliar el sueño. No podía dormir.

Me levante de la cama, caminado hacia la ventana de mi habitación. La noche era oscura y fría. Y aun estaba la imagen de Gerard cabizbajo, sin expresión en sus ojos, y la culpa de todo esto la tenia yo...

Cuando las cosas apenas se ponían bien entre Gerard y yo, siempre tenia que arruinarlo...

Tenia que arreglar las cosas con el, no quería estar lejos de él, yo le quiero, y me atrevo a decir que le amaba.

Había logrado dormir unas cuantas horas, la cabeza me dolía y unas enormes ojeras dibujaban el contorno de mis ojos. Joder, parecía un muerto viviente. Me levante con pesadez de la cama, caminando a tomar una ducha.

No se escuchaba ningún ruido, lo cual me extraño. Toque la puerta de la habitación de Gerard, pero nadie me respondió. La abrí lentamente y pude observar una habitación ordenada y ningún  rastro de que Way estaba ahí adentro. Me metí a husmear a su territorio, a simple vista pude ver unas fotos pegadas a la pared blanca, Gerard con un chico de cabellos castaños y ojos cafés claros, muy guapo.

¿Pero quien era ese? Me pregunte frunciendo el ceño.

Gerard en la mayoría de las fotos se le veía Feliz, alegre y sobre todo no tenia la cara de amargado que siempre cargaba consigo. ¡Puff! Me hubiese encantado conocer a ese Gerard y no a este Gerard. Seguí husmeando y me encontré con una carta. No quería ser un completo entrometido, pero la curiosidad mato al gato, así que la leí.

"Querido Gerard, se que después de que leas esto no me querrás ver ni en pintura, pero me atrevo a escribirte esto... No se como comenzar ni como explicarlo, pero hay que tomar la fuerza necesaria para hablar con la verdad ¿no? Eso siempre me lo recordabas tu... Que irónico que tome tu consejo para aplicarlo en ti, pero me he enamorado de otra persona, otra persona que me da lo que yo necesito, esa persona me hace sentir amada y sobre todo deseada, perdóname si no te lo digo a la cara, pero me dolerá en el alma verte sufrir por mi... Que tonta soy, pero quiero que sepas que eres un chico maravilloso pero hay ocasiones que eso no es suficiente. Lo siento cariño.

Con amor, Tiffany."

¿Tiffany? ¿Y quien jodidos era ella?

Me molesto la forma en que la zorra esa le había dejado. Arrugue la hoja en mi mano. Estaba completamente molesto.

–Maldita –Murmuré con odió, con desprecio.

Llegue a la conclusión de que Gerard era así de frío, molesto, irritante, grosero y sobre todo egoísta por culpa de esa tipa.

Seguí husmeando en su habitación Encontrándome con infinidad de cosas...

"Te amo Tiffany"

"Eres lo mejor de este mundo cariño"

"Siempre te amare"

Miles de cartas habían escondidas en su closet. ¡Joder!

Seguía rebuscando por todas partes y .... Me encontré con varias navajas. Horrorizado, las tome en mis manos, imágenes entraron por mi cabeza. Me horrorizaba la idea de que Gerard se lastimara a si mismo.

No lo soportaría... No el...

¿Amor u odio?¡Lee esta historia GRATIS!