Parte XXXVIII

638 48 23

Competencia

El estomago de Jared cayó hasta lo más profundo, provocándole un dolor inmenso. Lucianna había hecho algo que él no esperaba, estaba saliendo con otro hombre.

Jared era consciente de que eso podría ocurrir, y sabía también que durante los años que Luce estuvo fuera de Los Ángeles pudo haber tenido novios. Pero tenía la ilusión de que había hecho avances (pocos) con Lu y que estaba forjando una oportunidad para volver a estar con ella… y con Emilia.

Notó que tanto David como Lucianna esperaban a que el dijera algo, pero, ¿qué podía decir? Había venido a esa casa solo porque quería ver a Luce y a Emi, no había más. ¿Hablar en privado? Algo que se había inventado para que Lu despachara al tipo de peinado extraño.

Tenía que pensar algo. Ahora.

- Es sobre lo que hablamos unas noches atrás…- miró a Luce con intensidad. Las mejillas de Lucianna se sentían arder, ella sabía que Jared se refería a la noche en que él le cantó por teléfono hasta que se quedo dormida. A pesar de que sintió un destello de emoción en su pecho al recordarlo, no debía dejarse llevar así como así. Además, esa llamada había sido hace bastante… ¿o no? Dios, se sentía confundida.

- Jared, en… en serio es tarde… - Se envalentonó. ¿era el vino otra vez?- además, no sé de que llamada hablas…-

-Luce, jamás mencioné una llamada- enarcó una ceja, sabiendo que David estaba conteniéndose y siendo un caballero. Era su forma de provocarlo, y de lograr que Lucianna le diera unos minutos a solas-

- Yo…eh… - tragó con dificultad e intentó restarle importancia- como sea, Jared. Estoy cansada, fue una noche… -miró a David con complicidad- quiero ir a la cama…

- Ok… entiendo…- se acercó lentamente y acarició la mejilla de Lucianna, dándole escalofríos a ella y celos a David, quien ya no se contuvo…tanto-

-Hey…- atrajo a Lucianna hacia él, haciendo que la mano de Jared quedara en el aire- respeto…- dijo con seriedad y Jared asintió-

- Buenas noches Luce, ya tendremos tiempo para hablar, a solas- añadió con cierta sensualidad en la voz. Lu sintió que se derretía, y agradeció que David la estuviera sosteniendo o su cara conocería el piso-

- Adiós- logró articular, sin embargo su voz sonó débil, tan débil como su habilidad para mantenerse digna delante de Jared.

Jared entró a su coche y las luces desaparecieron por la calle. David tomó a Lucianna por el cuello y la atrajo hacia él besándola de forma más desesperada de lo que quería. Luce se sintió desvanecer otra ver.

- ¿Todo bien?- preguntó apartándose un poco de Lu. Ella asintió intentando sonreír. – Luce… necesito saber… ¿habrá competencia? – Luce bajó la mirada incómoda. Ni ella sabía cómo responder a esa pregunta.

-David…- su voz sonó a súplica, y él no quiso presionar. Sin importar lo que pasara, Lucianna estaba con él, y haría todo por mantenerla a su lado. Jared no iba a tener el camino fácil.

David se despidió de Lucianna con otro beso, uno más tierno que él anterior. Tomó su carro y se marchó luego que Lu asegurará que iría a la cama de inmediato.

Mintió.

¿Cómo se supone que iba a dormir? Acababa de darle una oportunidad a David. De darse una oportunidad a sí misma. De decidirse a enterrar los viejos sentimientos por Jared. De empezar de cero.  Y él… agh ¿tenía que aparecerse en su puerta y decir todas esas cosas?

A little piece of heaven, a little piece of you¡Lee esta historia GRATIS!