treinta y ocho.

1K 67 1

Al voltearse y verlo parado ahí al frente de ella, fue una gran sorpresa. Se lo había imaginado unas cuantas veces, pero nunca llegó a pensar en lo atractivo que era, sus rulos desordenados y su vestimenta negra lo hacían lucir como un chico malo, sus ojos color verde esmeralda pronto iban a ser la perdición de ella al igual que sus labios finos y de un color rosa pálido.

Harry sonrió, si, era bonita, tal como lo imaginaba, era pequeña, no era de esas típicas mujeres "tablas" con las que acostumbraba a salir, bueno, ella era delgada, pero tenia un buen cuerpo, su nariz respingona y unas pecas muy pequeñas y visibles, la hacían ver adorable.

Harry: hola -.dijo con una sonrisa.

____ se quedó embobada viéndolo.

___: ah, hola -.dice apenada al darse cuenta de que miraba a aquel chico como psicópata.

Harry: ésto es raro... hay que admitirlo -.rasca su nuca con una media sonrisa.-

___: si, pero bueno a la vez -.una sonrisa sincera se dibuja en su hermoso rostro de muñeca de porcelana, como le llamaba Harry.

N/A: hasta que se pudieron conocer, eh jajakajs

WhatsApp |h.s|¡Lee esta historia GRATIS!