Capitulo 2: Una visita apresurada.

58 1 0

Se hacia de noche y los Magos aún no llegaban a su destino, el camino era muy largo pero pronto llegarían si se daban prisa, las liebres de Radagast el cafe corrian hasta más no poder, pero estaban demasiado cansadas para poder continuar corriendo, así que decidieron que si querian que las liebres corrieran rapido debían quedarse a descansar y dormir un momento  pues ya era demasiado tarde, encontraron un pequeño peñasco que enfrente tenía un acantilado muy alto, estaba lleno de arboles y arbustos no muy verdes pero tampoco muy palidos, donde decidieron esparar  el amanecer...

-Descansaremos aquí - dijo Radagast

Pero a Gandalf no le parecia buena idea quedarse en ese lugar a plena noche, pues con tanto  peligro cerca, esta no era una buena idea, pero no hizo nada más que seguir en orden el plan de Radagast y descansar un poco, despues penso en lo que le habían dicho sobre la cena y penso que tal vez no era una cena a lo que en realidad ellos ivan, pero no dijo nada, tambien se dio cuenta que a Ithir tampoco le parecia buena idea pero este hizo lo mismo que Gandalf....

-Mir tharanadir tu junto con Ithir realizen la fogata, yo y Radagast iremos a obserbar como se encuentra este lugar - dijo Saruman

-Espero que no encontremos orcos o sera una gran desepcion - dijo Radagast en voz  baja.

Saruman y el Mago cafe fueron a explorar la zona, mientras Gandalf e Ithir realizaban la fogata, pero ni a Ithir ni a Mir tharandir lsa parecia buena idea, pero no dijeron nada, pues no querían agravar este asunto y que se convirtiera en una gran pelea, pues una pelea de magos podria acabar con ese mismo peñasco en incluso con la mismisima ciudad de Rivendel y gracias al cielo no paso nada pues ellos sabian controlarse.

-Te parece buena idea esto mi amigo por que ami no me lo parece y no dudo en que a ti tampoco te agrada - pregunto Ithir

-No, pero si algo he aprendido y muy bien lo hago mi querido amigo, es a obedecer a alguien cuando propone algo - contesto Gandalf

-Esperemos todo salga bien mi señor, por que si no todo esto sera en vano y no llegaremos a Rivendell vivos- dijo  Ithir

Mientras tanto Saruman y Radagast seguian revisando el lugar, para que no los sorprendiera nada, al llegar vieron un inmenso bosque con inmensos arboles este era nada más ni nada menos que el bosque de Fangort, un bosque viejo y lleno de misterios,un bosque muy grande, muchos decian que este bosque estaba embrujado y que pasaban cosas extrañas al anocheser, se rumoraba que los arboles se comunicaban entre si e incluso se movian, pero a estos Magos no les intimidaba mucho un bosque viejo y feo...

-Es el bosque embrujado de Fangort - dijo Radagast

-Sera mejor que hagamos esto rapido o no pasara nada bueno- dijo Saruman

Despues de un largo tiempo descansaron, pues al parecer no había nada de que preocuparse pues ellos eran Magos y no dejarian ni si quiera un centimetro sin revisar, revisaban de aqui para alla de arriba a abajo como si estubiesen buscando un tesoro perdido, pues no querian mas problemas.

-Encontraste algo por alla mi amigo - dijo Radagast

-No y tu descubriate algo- pregunto Saruman

-No pero sera mejor ir a avisarle a los demas, pues temo que se preocupen. - dijo Radagast

Enseguida volvieron los dos Magos cansados y exaustos de su apresurada tarea, sus capas ya se obserbaban sucias y gastadas, esperaban con animo llegar a Rivendel para poder darse una ducha y portar ropa elfica, decían que era la mejor ropa que se podía hallar por todo el mundo, Radagast se obserbaba enfadado al igual que el lo estaba Saruman pero no tenían nada que hacer más que continuar.

El Concilio Blanco : La creacion¡Lee esta historia GRATIS!