For every story tagged #WattPride this month, Wattpad will donate $1 to the ILGA
Pen Your Pride

cinco.

103 11 1

Estaba en mi habitación, acomadando mis cosas.

Era muy grande y espaciosa, a decir verdad. Incluso mas grande que la de mi casa.

Tenia una ventana enorme, algo típico en este departamento, con una cama y un baño. Un closet inmenso, un espejo detras de la puerta y un mini refrigerador.

Termine de meter mi ropa a los cajones y suspire mirándome al espejo.

Me acerque un poco para mirar mi nariz. ¿Eso era un grano? Genial.

Seguí viendo mi nariz, hasta que alguien abrió la puerta, pegándome justo en la cara.

Joder.

Lección del día, no acercarse mucho al espejo.

—¡Maldita sea! ¡Lo siento, Emily!—dijo el “pelirrojo” acercándose a mi.

—¿No sabes tocar?

—¿Quin acerca su cara a un espejo pegado a la puerta?

—Tengo mi razón.—respondi, bufando. No le diría que tenia un grano.

—Como sea, para evitar esto. Tienes un espejo en el baño.—dijo. Abrió la puerta del baño, lo primero que note fue un pequeño espejo. Genial.

—Haberlo mencionado antes.—rode los ojos.— ¿Que haces aquí?

—Venía a ayudarte con tu equipaje.

—Esta situación sería muy linda, si no fuera porque me golpeaste la frente.

—¿Quieres hielo?—dijo, tocando el golpe. Me queje.—Creo que es un si. ¡Calum, traeme hielo!

—¿Quien soy?, ¿Tu esposa? ¡Jodete, Mike!—respondio el moreno, que al parecer estaba en la sala.

—¡Es enserio, sucedió algo con Emily!

—¡Al menos pidelo con cariño!

—¡Calum!

—¡Es chiste, ya voy!

Al rato, Calum venia con una de esas bolsitas azules llenas de hielos.

—Ten, nena.—dijo Calum, tendiéndome el hielo.

—Gracias.

—Joder, Michael, ¿que le hiciste?

—Fue un accidente.

—Adivino, ¿la puerta?—dijo, dirigiendo su mirada hacia mi. Asenti.—¿Por que las lindas tienen que ser tan...

—Mejor no termines esa oración. Evitemos problemas, negro.

Michael rió.

—¿Me acabas de decir negro?

—¿No escuchaste?

—Atrevida la enana, ¿no?

—Tengo la altura suficiente para castrarte.—dije mientras me acercaba a el baño para ver el golpe. Ouch, putisimo sea Mike.

—¿Es una indirecta?

—¿Enserio estas tomando la palabra “castrar” como algo bueno?

—Lo tome de otra manera.—me guiño.

—La única manera en la que yo pueda acercarme a tus huevos, seria únicamente para pegarlos a tu pene con cinta adhesiva.

—Ella me agrada.—dijo Mike mirando a Calum, este rió.

—A mi igual, es tierna.

Acabo de decir que quiero despegar sus bolas de su escroto, ¿y dice que soy tierna?

—¿Enserio?, ¿tierna?

—Pareces una niña de cinco años enojada. Así que si, eres tierna.

—Ojala te de cáncer en el pene.

—Vez, ahí esta. Desbordando ternura.

They.¡Lee esta historia GRATIS!