Tres

43.8K 4.8K 130

Hola chico de las malteadas: No es que todos los días sea torpe, bueno... Normalmente, pero no seguido.

Los siento, de verás siento mucho haberte regado lo poco que me quedaba en el vaso en tu camisa, solo me distraje con tu sonrisa. Con tu bella sonrisa.

Y aquella sonrisa no desapareció después del incidente, me susurraste tranquila y me guiñaste el ojo. ¡Eso es un gran paso!

¿Es normal que vea aquella sonrisa en todos lados?

Atentamente: La de chocolate con doble crema.


El chico de las malteadas; 01¡Lee esta historia GRATIS!