Capitulo 2

91.4K 4.5K 472

Hola bueno! Esta es la parte 2...espero que les gusten,comenten que tal les parece!...

__________________

Llego a Portland después de dos horas de carretera.Estoy muerta.Mis pies están encogidos,no veo la hora de tomar un baño de agua caliente e irme a dormir.

Saco las maletas del coche y me dirijo hacia el edificio.Es lindo de una manera simple,tiene tres pisos y una terraza que estoy segura nadie ha usado desde la época medieval.

Abro la puerta principal y me recibe un delicioso aroma a pan recién horneado.

Mmm...eso me recuerda que no probé la bolsa de merienda que mama hizo para mi.Si supiera...¡pero no lo sabe!¡porque ahora soy independiente!.

-Oh,Hola querida,tu debes ser Elizabeth.-Me doy vuelta y veo una señora de mediana edad con el cabello blanco y las mejillas llenas de harina.Ella debe ser la encargada de ese delicioso aroma.-La Señora Donovan me pidió que te diera esto.-Me entrega unas llaves que supongo son del apartamento,aunque aun no se ni cual es,no tuve tiempo de venir a verlo antes.Solo espero que no tenga nidos de ratas ni pequeños insectos revoloteando,porque ¡Odio los insectos!..

-Muchas gracias señora...

-Oh,perdona donde están mis modales.Me llamo Marisa pero puedes decirme Mery.-Limpia su mano en el delantal y me la ofrece.

Mari...Mery.Eh,esta bien

-Un gusto conocerla señora Mery.¿Podría decirme cual es el apartamento? la verdad es que  no he podido verlo.

-Claro querida.Sube al tercer piso,la puerta de la derecha.Yo vivo en el primero,y en el segundo viven Karen y sus mellizos.Cualquier cosa que necesites,solo toca mi puerta.

Le doy las gracias,cojo mis maletas y me dirijo hacia el ascensor.Espero pacientemente hasta que llegue.Entro y presiono el botón del piso numero tres.

Salgo y me dirijo hacia la puerta de la derecha,dejo las maletas en el suelo e inserto la llave en la cerradura.

Lo primero que noto es un gran sofá negro...

Vaya,la señora Donovan no dijo que era un apartamento amoblado.No es que me queje,pensaba dormir en una sabana en el suelo hasta que pudiera ir a comprar una cama.

Todo es negro y gris.Bastante aburrido la verdad,parece el típico apartamento de hombre soltero.Tendré que ir mañana de compras y conseguir algo que le de vida a esto.

Camino hasta el pasillo arrastrando las maletas y buscando la puerta de la habitación.Doy dos pasos pero enseguida unos gritos me detienen.

-¡Jodete, Jesse Rowe! ¡Esta vez, me las pagas! ¡Esto no se quedara así!-Escucho unos fuertes taconeos antes de que una rubia muy voluptuosa pase delante de mi.No sin antes darme una mirada asesina. Sale del apartamento dando un fuerte portazo que estoy segura se escucho hasta Seattle.

-¿Y tu quien eres?-Oh,Dios es la voz mas sexy que he escuchado en mi vida.

Me voy vuelta y la voz no le hace justicia a lo que veo.¡El hombre es mas sexy que su voz!.Tiene el cabello negro,muy negro y unos ojos avellana que te matan.Su cuerpo esta para morirse.Esta desnudo de la cintura para arriba.Creo que he muerto y despertado frente a un actor estilo Brad Pitt.Su brazo esta lleno de tatuajes...y ¡Oh,dios! su abdomen...Ese six...¡No! es más bien un ¡eight pack!...estoy segura de que debo estar babeando inconcientemente.

-¿Te gusta lo que vez?-Me despierto de mi trance y me encuentro con esos ojos que me miran fijamente.Me da una de esas sonrisas de lado.

-Eh,Yo...-¡Un momento! El vive aquí?.No eso no puede...-¿Vives aquí?-le pregunto al sexy hombre que esta enfrente de mi.

-¿Que no es obvio muñeca? Escucha, si eres una de esas niñas exploradoras vende galletas,debes saber que no me gustan las galletas,ahora,vete y no toques nada,porque te juro que donde falte algo...

-¿Que? ¡No! ¡No soy exploradora! y no vendo galletas idiota!.Se supone que este seria mi apartamento,pero ya veo que hay una enorme confusión.-Saco mi teléfono del bolso y marco rápidamente el numero de mi agente inmobiliaria-Señora Donovan? Si,soy Elizabeth,No,no estoy muy bien.Esuche,hay un idiota en mi apartamento que cree que vendo galletas...No no estoy muy segura de quien sea,pero...¿¡QUE!?-Esto no puede estar pasando,no a mi..-Si,un momento.Eh...la señora Donovan quiere que pases.

No puedo creer que mi voz tiemble.Maldita traicionera...

-Dame.-Estira la mano y le doy mi telefono.No sin antes rozar brevemente sus dedos.¿Que...? ¿¡Chispas!?¿¡ Que le esta pasando a mi cuerpo!?

-Esta bien,entiendo.-Cuelga y estira el telefono devuelta a mi.Lo tomo con cuidado de no tocar sus manos de nuevo.- Ha habido una confusion.La señora Donovan penso que este apartamento estaba desocupado pero es el del frente, como ya vez,aunque no creo que quieras ir alli.Estoy seguro de que hay mounstruos y ratas carnivoras que te comeran...

-¡Entiendo! ¡Entiendo!.-Suspiro-Dios,ahora que voy a hacer..-comienzo a pasearme de un lado a otro.No tengo a donde ir! Si vuelvo con mi madre,vera que no puedo apañarmelas sola y lo mas seguro es que me toque quedarme, e ir a la universidad en seattle.Hasta aqui llego mi idea de ser independiente.

-¿Desde donde vienes?-Me pregunta con el ceño fruncido.

-Seattle-Consigo responder antes de que la dura realidad me golpee y se me escape un sollozo.

-Oye,oye,espera no llores...-Me da una mirada de verdadera preocupacion.-Puedes quedarte esta noche,y en la mañana llamar a la señora Donovan y decirle que te busque otro lugar donde vivir.

Levanto la mirada y veo que me observa con los ojos entre cerrados.Le da una lenta  repasada a mi cuerpo sin el menor descaro.Menudo gilipollas.

-Ejem...-Toso para deje su descarada inspeccion.Pero no lo hace.

-Veo que ya estas mejor muñeca.mucho mejor.-Levanta los ojos.-Puedes quedarte en el sofa y acomodarte o... tambien puedes venir a mi habitacion y jugar un rato.-Me sonrie como si su descarado atrevimiento fuese muy normal.

-Em no,gracias,prefiero una y mil veces el sofa.- Le sonrio con sarcasmo.

-Esta bien,tu te lo pierdes.-Se da la vuelta y llega al pasillo antes de darse la vuelta.-Por cierto,me llamo Jesse.

-Si,tu amiga la rubia no dudo en dejarlo muy en claro,sus gritos casi me rompen los timpanos-Llego hasta el sofa y dejo las maletas.

-Katherin no es mi amiga.- Uh,la rubia gritona tiene un nombre...- En fin,si quieres comer algo puedes hacerlo,pero no toques mi nutella...- ¿Nutella?- Si me doy cuenta que le metiste al tarro asi sea del dedo meñique...no te gustara lo que pasara.-Me da una mirada seria y me muerdo el labio para no reirme.

-Entendido,no tocar la nutella.-Le doy mi mejor sonrisa.

-Bien.-Se da la vuelta y anda por el pasillo hasta su habitacion.Cierra la puerta y enseguida suelto una risotada,la cual  se me pasa en cuanto me doy cuenta que no tengo donde vivir. Genial...por lo visto no se puede confiar en los agente inmobiliarios.

Divina Confusión.¡Lee esta historia GRATIS!