Buff… no sabía que hacer, no sabía que me contestaría. ¿Y si se piensa que soy una fan loca?  No quiero que pase eso de verdad. Sonó el pitido de mi IPhone. 

Me has parecido muy simpática, tal vez eso, te he visto diferente a las demás y no como a una fan, ¿te gustaría quedar hoy a las seis?

Ese mensaje, ese maldito mensaje casi me juega la vida, hoy el pitido, pero no encontraba mi móvil, no le di mucha importancia así que me freí dos huevos fritos y me puse a comer. 

A las 5, a las 5 vi ese maldito mensaje. Me subí corriendo a la ducha y me puse una camiseta suelta y mis vaqueros negros con las Vans, a las seis menos cuarto ya había acabado y el tiempo pasaba muy lento. Decidí mandarle un mensaje a mi padre:

Me voy a casa del vecino, no estaré en casa, luego hablamos. Besos.

Bajé las escaleras y llamé a su timbre, a los 2 segundos me abrió.

-Bueno, ya sabes que me llamo Connor y eso y, bueno tu eres…te lo pregunté antes pero no me contestaste.

-Bueno, yo soy Johnson, Alice Johnson.

Me dio dos besos y me cogió la chaqueta vaquera que llevaba.

Cogió una cinta del cajón y puso una peli. También trajo palomitas. Le pregunté el título de la película cuando de repente sonó.

-¡AHHHHH! -chillé y le cogí del brazo a Connor.

-No pasa nada, será el idiota de Simpson.

Me quedé muy rallada, Simpson, JAJAJAJAJA. Lo busqué en Google y era el apellido de Brad.

Cuando subimos al piso de arriba le vimos colándose por la ventana.

-Uy, ¿ya estas ligando? - dijo Simpson.

Connor se puso muy rojo, yo me quedé callada y corriendo me acordé de que le estaba agarrando el brazo y le solté corriendo.

-Eso mismo hiciste con Samantha, ¿no Connor?

-Cállate ya, bocachancla. - le contestó Connor.

-Bueno, si estás libre, soy todo un hombre. - dijo Brad.

-Aléjate, Simpson. - le contesté.

Miré el móvil y casi me caigo.

- Connor, han cortado las calles, ¿hay camas libres?

Yo sin llaves y mi padre a saber donde estaba.

Flights.¡Lee esta historia GRATIS!