Tercera noche: ¡Que! ¡¿Un chico igual de perfecto?!

19 0 0


Era de mañana y la luz del sol se reflejaba a través de las cortinas de una ventana, en esa habitación se encontraba Kae dormida, cuando abrió los ojos vio unos grandes y profundos ojos negros que la miraban de cerca.

-kyaaaa!!!! Grito Kae y rápidamente se levantó.

-waa.. Cuántas veces tengo que decírtelo ¡DEJA DE HACER ESO! Dijo Kae enfadada, era Akio quien la había despertado.

-jajaja. Rió Akio mientras se levantaba de la cama.

-ya no soy una niña, deja de levantarme así, algún día podría lastimarte y eso es justo lo que no quiero. Dijo Kae con la mirada baja.

-Eso no pasará, además eres mi hermanita y molestar es el trabajo de una hermana mayor. Comentó Akio mientras acariciaba la cabeza de Kae como si de un perro se tratase.

-mooo..!! Akio!!!!! Agitó sus manos para quitársela de encima

-bueno entonces apresúrate y ven a desayunar, Gareki y Kaori ya están abajo.

-enseguida iré. Dijo Kae con un puchero.

Bajó y se sentó con sus hermanos en el comedor, en la mesa que se encontraba a un lado de la suya estaba Oozora Ren observándola detenidamente, al parecer había algo que le llamaba la atención de ella.

Al terminar de desayunar,Kae se dirigió al patio de atrás en donde había blancos para practicar tiro con el arco; tomo un arco y comenzó a disparar las flechas que se encontraban en un contenedor de madera al lado de ella.

Kae era buena en la arquería tenia una puntería perfecta, todos los demás se asombraban al verla, hasta que llegó Ren:

-¿te importa si practico también? Dijo con una sonrisa y tomando un arco.

-claro, no me importa. Dijo despreocupada.

Kae continuo con sus tiros y Ren solo observaba.

-vaya eres realmente buena.

-gracias, hasta ahora no hay nadie que pueda rebasar mi marca con 100 flechas al blanco seguidas.

-oh, ya veo. Ren lanzó una flecha pero no apuntó a su blanco si no al de Kae atravesando su flecha por la mitad y dando en el blanco.

-¿y.. Que tal?

Kae se mostró perpleja por un momento, pero luego se repuso:

-Nada mal pero no es suficiente. Dijo a la vez que lanzó una flecha y dió en el blanco sin siquiera mirar hacía donde apuntaba.

-sorprenderte. Dijo Ren y lanzó dos flechas a la vez y ambas dieron en el blanco, Kae comprendió de inmediato que se encontraba frente a alguien bueno. Continuaron los lanzamientos hasta que Kae comenzó a tomarlo como una competencia.

Al final Kae fue declarada la perdedora cuando Ren disparó 4 flechas a la vez y ella se quedó sin municiones.

Dejó el arco en su lugar y se fue sin decir nada. Mas tarde estaba en el salón practicando con dos espadas, los demás estaban en parejas practicando entre sí, pero ella estaba sola.

De pronto Ren apareció detrás de ella nuevamente:

-¿Estas sola,no tienes con quien practicar? Dijo con una seductora sonrisa en su cara

-hmp. Te equivocas es solo que nadie ha podido vencerme en un duelo de espadas. Dijo un tanto orgullosa

-entonces no te importaría tener un encuentro conmigo ¿verdad?

-jaa... Solo hay una persona que no he podido vencer en un duelo, de ahí en fuera, nadie ha sido capaz de derrotarme

-Oh.. Ya veo, ¿y... quien es esa persona?

cazadores de demonios¡Lee esta historia GRATIS!