Después de unos segundos, me encontraba delante un portal que ya conocía perfectamente. Me quedé parada allí un buen rato. No pensaba nada, sólo estaba quieta, mirando.

Sin ser consciente, mi cuerpo dejó la bicicleta a un lado y llamó al timbre del apartamento en el que vivía Anthony.

Descolgó su madre.

- ¿Quién es? 

Tragué saliva sin estar segura de lo que estaba haciendo.

- Crystal. ¿Está Anthony?

- Si. Pasa. Acaba de llegar Ashley.

¿Qué? ¿Ahsley?

Subí las escaleras pensando en lo que iba a hacer. "¡Eh hola! ¡Os acabo de ignorar durante una semana! ¿Somos amigos de nuevo?".

Mejor improviso.

Llamé a la puerta casi temblando. Su madre me abrió.

- Hola ¿Qué tal Crystal? Hace mucho que no te veo.

- Bien, todo bien -mentí sonriendo.

- Anda pasa, que hace mucho frío. Están en su habitación, ya sabes donde está ¿no?

- Sí, gracias.

Dejé mi abrigo en un perchero y avancé por los pasillos. Cuando estuve delante de la puerta, intenté escuchar lo que decían, pero sólo se oían susurros.

Cogí mucho aire y abrí la puerta lentamente. Anthony estaba sentado en su cama y Ashley de pie bastante alejada de él. Al abrir la puerta los dos dejaron de hablar y me miraron, pero no dijeron nada. Cerré la puerta y me apoyé en ella mirando mis pies.

Abrí la boca para hablar, pero no me salieron las palabras y terminó siendo un suspiro. Esperé una rato a que ellos dijeran algo, pero no lo hicieron, así que supuse que era mi turno de hablar.

- Perdón.

Era consciente de que sonaba estúpido, pero no sabía qué más decir.

-¿Por qué? -preguntó Anthony.

- Por haberos ignorado.

- No pasa nada -respondió sin darle importancia.

¿Así de fácil era?

-¿Seguro que no quieres disculparte por otra cosa? -preguntó Ashley.

Suspiré.

- Perdón por haberte juzgado Ashley. Lo siento.

- Te perdono.

Puse los ojos en blanco.

- Un momento. ¿Cuándo la juzgaste? ¿Qué me he perdido?

- Pregúntale a Ashley.

Ella me miró con una mirada asesina. 

- Ya te lo contaré luego. ¿No tenías que contarle tú algo a Crystal?

Él abrió los ojos algo sorprendido.

- Eh... Pues... 

Estaba nervioso.

Ashley suspiró y le interrumpió:

- Mira Crystal, ya te lo digo yo. Anthony es gay.

Anthony la miraba con la boca abierta y no se lo podía creer.

Solté una carcajada.

- ¿Eso es todo? Ya lo suponía.

- ¿Qué? -dijo Anthony todavía boquiabierto.

- Siempre que te preguntamos sobre chicas a ti te da completamente igual, y nunca te has interesado en nadie. Obviamente no estaba segura pero me lo imaginaba.

- ¿No te molesta que no te lo haya contado antes?

- ¿Por qué me iba molestar?

Anthony miró a Ashley y ella bajó la cabeza.

Me estaba perdiendo algo pero sinceramente, no quería saberlo.

Nadie dijo nada en un rato pero yo rompí el silencio incómodo;

- ¿Queréis ir a por unos helados? Invito yo.

- Venga, vamos -se animó Ashley.

- ¿No hace mucho frío para helados?

- No -respondimos Ashley y yo a la vez. 

Nos reímos y salimos de la habitación a por unos buenos helados.

********************

Holaaa

Han pasado tres meses desde que he subido un capitulo, y lo siento. Incluso dije que iba a intentar subir uno cada semana y pfffff de verdad que lo siento.

 

No os penséis que es porque me había olvidado de la historia. Cada fin de semana estaba como "Venga haz hoy el capitulooooo" y cada lunes me decía "lo haré el próximo sábado" pero al final nunca encontraba las ganas. 

 

No se para cuando sera el próximo capitulo. A lo mejor es incluso dentro de unos días a lo mejor vuelvo a hacerlo mal y otro mes sin nada. Voy a intentar hacerlo pronto.

También he empezado a leer de nuevo, y he leído un libro increíbleeeeee :D Se llama "Las ventajas de ser un marginado" Probablemente lo conozcáis.

Bueno decidme en los comentarios, Cual es vuestro libro preferido? :)

¿Por qué no sonríes?¡Lee esta historia GRATIS!