Capítulo 26

40 7 1

Había días que mi genio era horrible, lloraba por cualquier cosa y me enojaba con facilidad. Hoy era uno de esos días, si le sumaba los cólicos y que los análisis de las huellas digitales del lápiz labial aún no salían.

Me levanté por fin de la cama y mire mi reflejó en el espejo. Seguía siendo yo. Cansada y sola.

Los días que me sentía enojada mis duchas duraban 20 min y hoy no fue la excepción. Me puse un vestido amarillo y unas tacones bajos rosas. Apesar de que estábamos en Noviembre el calentamiento global afectaba el clima de N.Y logrando temperaturas altas.

Fui a la habitación de Jonas para comprobar que estuviera durmiendo y así era.

Salí de casa hacía mi destino no sin antes percatarme que nadie me observará o siguiera.

El tráfico constante de la ciudad empeoraba aún más mi genio, incluso podía ver como mís mejillas estaban rojas de enojó.

La operadora del automóvil comenzó ha hacer el típico ruido que anunciaba una llamada y automáticamente se contestó.

-Hola ¿Cómo amaneció la mejor amiga del mundo? -rodé los ojos.

-¿Qué necesitas Nick?- dije molesta

-Estás de malas ya veo. Bueno sólo llamaba para decirte que hable con nuestro líder

-¿Y qué dijo?-dije fastidiada.

-Nos dio vacaciones a ambos -dijo preocupado

-¿Pero?- pregunté ante su tono preocupante.

-Al parecer nos dara vacaciones. Pero tú vuelves al trabajo- puse los ojos en blanco y sonreí.

-¿Así que el jefe me necesita?-dije burlona

-No empieces Cristal- dijo serio.

-¡Ah ya se!- dije entusiasmada- El FBI ya le hartó y quiere que Cristal (destrozando partes masculinas desde 1989) los ponga en su sitio.

-Sí apuesto que eso es lo quiere- dijo burlón.

- Escucha, tengo que irme-me estacione frente a la cafetería dónde me quede de ver con Grace- ¿Por qué no vas a mi casa más tardé?

-Vale ¿A los 8 ?-dijo alegre.

-No llegues tardé-colgué.

Enserio mi estado de ánimo daba pena.

Bajé del auto y tranquilamente caminé a la entrada de la cafetería. Busqué a Grace entre la gente pero no la encontré, caminé ha una de las mesas que estaban solas y me senté a esperar. Revisé la hora en mi celular. Al parecer había llegado 10 min antes ha mi cita.

Una chica asiática de cabello azul se acercó hasta mí y me dedicó una sonrisa forzada.

-Hola soy Cara y seré tu mesera este día-me miro-Un momento, yo te conozco. -dijo seria-Eres la chica que pregunto por Steffy el otro día.

Me mordi el labio para evitar reírme de el sobrenombre de Stefan.

-Hola Cara-sonreí.

-Stefan no está aquí-dijo seria- Ahora que lo pienso Stefan no ha venido aquí en las últimas semanas- dijo pensativa.

Le dedique una sonrisa falsa. El tema Stefan estaba algo sensible en mi mente.

-Quiero un café y un croissant por favor- le dije evitando seguir hablando de Stefan.

-Entendido-asintió-¿Algo más?

-Es todo-sonreí-Gracias-ella asintió.

-Hola Grey- la escuche decir a lo lejos.

DETRÁS DE TU MIRADA¡Lee esta historia GRATIS!