Parte 6

13 1 0

Capítulo 6

Me alegro tanto que Cindy me quisiera también, comprendí que era igual que yo, me conto que la razón por la que se quedó a mitad de la calle era porque quería morir y acabar con su “desagradable” existencia, pero cuando la salve, le di como esperanzas, después de todo ya estaba a punto de perderlas la salve con el mismo propósito, por alguna razón quede vivo al choque no sé porque…

Terminaron nuestras vacaciones en la casa alquilada y nos fuimos al cine, vimos una película romántica, no me importaba la película, solo quería estar con Cindy, aunque parecía que a ella si le importaba la película.

Salimos del cine a las 4:30pm, no faltaba mucho para ver el hermoso atardecer, le dije que le mostraría un lugar que me gusta ir mucho, el cual era la cima de la torre, le compre algo de comida, y yo comí con ella, estaba algo hambriento.

En la cima de la torre, esperamos el atardecer juntos, “Te amo Cindy, siempre estaré a tu lado…” Ella solo se sonrojo y me beso, me encantaba su timidez, llego el momento del atardecer y pensé en voz alta, “Gracias, por concederme esta oportunidad tan buena de ver el atardecer con alguien querido para mí, y gracias por darme la felicidad que nunca había tenido” En ese momento brotaron lágrimas de mis ojos, Cindy me abrazo y me dijo, “También me alegro de haber conocido la felicidad a tu lado”

Nos despedimos y cada uno fue a su casa alegremente…

Al día siguiente, decidimos ir a un parque de atracciones, llegamos al medio día, aunque aún no estaba abierto, pero había un museo cerca, “¿Porque no ver las obras de arte mientras esperamos?” Dijimos ambos, nos gustaba mucho las cosas que tenían que ver con el arte, vimos fósiles y algunas esculturas de dinosaurios extintos, uno de ellos parecía muy real, pasamos a lado de esa escultura y realizo un rugido, me sorprendió pero Cindy se asustó corriendo hacia mí y abrazándome “¡Aaaah!” Me reí mucho de ella “Si eres tonta, es solo una escultura Cindy” con un tono de voz bajo y con una sonrisa en mi rostro mientras la veía y la abrazaba.

Pasamos por los cuadros vimos unas obras extrañas, pero eso es típico en los cuadros, aunque había una realista llamada “Los pensamientos de un Iluso”, “Esta se ve interesante verdad Cindy” me respondió que era cierto, me acerque más a la pintura y el chico que estaba pensando me parecía familiar, el cuadro que seguía se llamaba “Tu reflejo” era un espejo, no sé como pero me reflejaba, cuando lo vi, estaba el cuadro detrás de mí, con los ojos de ese chico mirándome, era…yo ese chico, en el cuadro del reflejo apareció un mensaje escrito en rojo “Tienes poco tiempo, es mejor que lo aproveches o te arrepentirás” “!¿Qu-Que?!” Cindy me miro preguntándome que ocurría, “¿Acaso no ves lo que dice aquí?” Cindy se acercó y observo el cuadro “Yo no veo nada…” Volví a observar el cuadro y no había nada, estaba algo asustado así que le dije a Cindy que debíamos irnos, tome su mano y salimos de ahí, ella no entendía que ocurría, pero decidí no explicarle.

“Va-Vamos ya abrió el parque de atracciones…” “¿Estas bien? Te ves algo pálido…” “No te preocupes por ello, vamos y divirtámonos”

Tuve que hacer como si nada hubiera pasado para calmarme, en el parque le compre un algodón de azúcar a Cindy, luego fuimos a ver que atracciones habían, quería darle algo como un regalo para que recordara ese día, había una atracción de “Tiro al blanco”  falle varias veces, y ella lo intento y también fallo “Estar contigo me hace feliz, no falta que me des un regalo” seguí insistiendo hasta que lo logre, le di el peluche a Cindy “Aww gracias” Yo me sonroje y le dije que tendríamos que ir a otra atracción.

Cindy quiso ir a la rueda de la fortuna, cosa la cual no quería para nada porque le ocultaba algo, “Vamoooooos” “¡No! ¡No quiero!” Ella siguió insistiendo y no me quedo de otra que aceptar, estaba mirando el techo y estaba algo pálido “¿Te ocurre algo?” “N-No nada…” “No me digas que le tienes miedo a las…” “.........” Se burló mucho de mí en ese momento. Desde niño subí a la rueda de la fortuna, y el subir y bajar en una gran altura se me hacía mal, aunque en la torre aunque siempre voy es diferente, solo voy  a mirar el atardecer y es un espacio amplio, así que no pasaba nada. Pero en los lugares estrechos y alto temía a que me fuera a caer, es decir, le tengo fobia a las alturas…

Después de reírse de mí me dijo que me acostara en sus piernas y me relajara mientras me acariciaba. Nos fuimos de camino a casa, esta vez decidí ir con ella y quedarme esa noche durmiendo en su casa, vimos una película por televisión la cual nos divirtió mucho, luego nos duchamos y nos fuimos a dormir…

Cindy me dijo antes de dormir, mientras estaba recostada sobre mi “Espero y esta ilusión no se acabe pronto…”

“¿¡I-Ilusion!?

Pensamientos de un iluso¡Lee esta historia GRATIS!