Tres años atrás...

Yo tenía 17 años de edad, vivía con mi madre y mi hermana menor en una gran casa de una ciudad llamada Gordville, aunque yo la llamaba Perfectville ya que todo en ese aburrido lugar era exageradamente perfecto, las casas estaban pintadas todas uniformemente en la misma cuadra, los jardines todos con hermosas flores que parecían estar siempre perfectas, los vecinos siempre sonreían hasta el punto de llegar a asustarme.

Estaba cansada de siempre hacer lo mismo, no era lo mismo desde que mi padre nos abandonó, caí en una horrible depresión, tuvieron que llevarme a rehabilitación, por año y medio, fue una completa tortura.

Después de rehabilitarme casi por completo, me dí cuenta se lo aburrida que era la vida sin él. Intenté hacer actividades diferentes: tiro con arco, fútbol, baile, etcétera.

En la escuela no tenía muchos amigos, bueno de hecho no tenía amigos. Siempre en los recreos me quedaba sola sentada en un rincón dibujando tonterías en mi cuaderno. Todos me molestaban constantemente diciéndome cosas como: "Eres una tonta", o, "Ya se porque tu padre te abandonó".

Poco a poco empecé a ignorarlos, y ellos dejaban de molestarme al darse cuenta de que ya no me importaba lo que decían.

Muchas veces yo cuidaba de mi hermana pequeña cuando mi madre recibía esas horribles llamadas amenazantes de mujeres que habían estado con mi padre, ella se encerraba a llorar en el baño mientras yo cuidaba de mi hermana.

Y en mi tiempo libre yo me iba al polvoriento y viejo sótano que tenía mi casa, estaba completamente lleno de libros, acerca de todos los temas más interesantes que podría encontrar.

A finales de Enero cuando yo debería haber ido a la escuela, pero no lo hice ya que me sentía tan mal que no podía ni levantarme de la cama.

Mi madre fue a hacer unas compras en compañía de mi hermana, y yo me quede en mi casa hasta sentirme mejor, después fui al centro comercial a comprar cosas para la escuela... Cuando volvía a mi casa ya se había hecho de noche y yo andaba por un lugar poco iluminado y casi vacío. Miraba mi celular mientras pasaba por debajo de una de las únicas lámparas que había, levante mi celular y me detuve al ver el reflejo de una oscura figura que parecía seguirme, volteé para ver, y no había nadie. Me puse tan nerviosa que me empezaron a temblar las piernas, empecé a caminar mas rápido, minutos después cuando ya me había tranquilizado, sentí algo que parecía caminar demasiado cerca de mí, volteé de nuevo a ver y me di cuenta de que solo era un gato callejero que había salido de un callejón.

Finalmente llegue a mi casa y al estar justo al frente de la puerta recordé que no le había avisado a mi madre que había salido, debía estar muy preocupada, solo lo ignoré y abrí la puerta y me sorprendí al ver que mi madre no me estaba esperando, y que ni siquiera se dio cuenta cuando entré. Subí para ir a mi cuarto y al pasar por el lado de la habitación de mi madre me dí cuenta de que había llorado y que estaba dormida encima de las sábanas con el marco de una foto vacío abrazado fuertemente contra su pecho. Luego vi a mi hermana dormida a su lado con un brazo sobre su cintura... Supuse que había recibido otra de esas llamadas amenazantes.

No pude dormir pensando en aquella figura que había visto de camino a casa, no estaba segura de que era pero creo que fue un hombre...

S.O.S¡Lee esta historia GRATIS!