Parte 5

10 1 0

Capítulo 5

Este chico si es necio, aunque me agrada porque lo hace ver más tímido de lo que es, me parece adorable, le estaba ocultando algo, como la razón por la que siempre me encontraba sola en mi casa…

“Otro día vamos a la playa, tu salud es más importante” Se quedó callado sonrojado, le acaricie la cabeza y me miró fijamente “Gracias”. No me importaba ir a la playa, me importaba más su salud, no se veía para nada bien, era hora de contarle más cosas sobre mi sombría existencia.

Del mareo paso a la fiebre, cosa que no me gusto para nada, salí a comprar varias medicinas para hacer que la misma baje, aunque se veía realmente mal, le dije que todo estaría bien. Cuando llegue a la casa, no estaba en su cama, estaba en la azotea mirando las estrellas, “Oye Cindy…¿No crees que son hermosas? Siempre están brillando…” En ese momento solo le tome la mano y lo baje de allí a la fuerza, no estaba en condiciones para estar fuera.

Se quedó dormido mientras yo lo cuidaba, así tenía que estar despierta para poder ver si su estado mejoraba, al día siguiente tenía mucho sueño, me quede casi toda la madrugada despierta, cuando él se despertó me vio dormida, pero ya se encontraba mucho mejor. Me desperté a las 11:30am, lo vi sentado a mi lado, “Al fin despertaste…Cindy, muchas gracias” Tenía una gran sonrisa en su rostro, se me acerco luego de esas palabras y me dio un beso en la mejilla, me sonroje y me puse tímida “N-N-No hay…de que” Me aleje un poco de él.

Paso el día rápido, y llego la noche, fuimos a ver las estrellas y el conté muchas cosas, “¿Sabes…porque a veces me deprimo?” El me miró fijamente…

No tengo amigos, no tengo familiares…los perdí a todos cuando era niña, me encontraba totalmente sola, no tengo a nadie…

“¡Eso no es así!” Dijo con un tono de voz alto, me tomo de los hombros y me miró fijamente a los ojos “Me tienes a mi…”. Me llego un pensamiento en ese momento “¿De verdad me considera alguien importante…?” “No me interesa si todos te odien o ignoren, yo no hare eso porque yo…” “¿Porque tú…?” “Porque…¡Te amo!”

De verdad, en ese momento sentí una gran impresión, a la vez que me sentí muy feliz, no estaba completamente sola… tenia a ese chico a mi lado, también me atraía, como no sabía sus verdaderos sentimientos no le dije nada antes, pensé que me rechazaría. Me acerque rápidamente y lo bese en los labios, “Yo también…te amo”, estaba tan feliz que lo abrase mientras lloraba de tanta alegría, “Estoy…¡tan feliz!”

Nos quedamos muchas horas mirando juntos las estrellas, ya no éramos amigos, éramos novios…

Pensamientos de un iluso¡Lee esta historia GRATIS!