8 de enero TARDE

72 7 3

No se cuanto pensaría Paul que costaba una bicicleta, por que la verdad es que me sobró bastante dinero, pero no lo suficiente para comprarme una moto. En fin, que con lo que me sobró decidí comprarme algo de ropa para la quedada de esta noche , así que me fui a la tienda más bonita, la más grande, la más cara, y luego me fui de allí porque no tenía suficiente dinero para comprar allí.

Eran las seis de la tarde cuando por fin llegué a mi casa, bueno más que casa era un vertedero, pero a pesar de la suciedad no me apetecía ponerme a limpiar, así que me tumbé  en el sofá de mi salón/sala de estar/comedor/cocina/despacho/ (tenía un apartamento muy pequeño)  Esperé a que la habitación se limpiara sola, pero eso no pasó (obviamente) así que a la media hora de no hacer nada me tuve que poner a limpiar.

Kafca había decidido mostrarme su enfado ignorandome y paseando por la casa con una expresión de orgullo que se esfumaba cada vez que una de las gotas de leche de su pelo caía contra el suelo, debería haberlo limpiado, pero no quería acabar llena de arañazos, además no era mi gato así que no tenía porqué limpiarlo. Tuve que estar limpiando la casa durante una hora, si una hora, en realidad no habría tardado más de quinze minutos, pero como soy más torpe que un elefante con aletas de bucear (los elefantes no llevan aletas de bucear) pues tuve que limpiar todo lo que fuí tirando ✌
                    ***************
Decidí ir a ver a Ian, más que nada porque no tenía otra cosa que hacer, bueno y porque así tenía una escusa para comerme una hamburguesa ( Ian trabajaba en un burguer) Así que cogí mi nueva bici, muy mona por cierto, y me fui a tomarme una hamburguesa. He de admitir que a mitad de camino me cansé de pedalear y me subí al autobús, ¡No me juzguéis! El burguer estaba lejos (mentira)
Cuando al fin llegue ya eran las 20:30 y Ian estaba en el mostrador, atendiendo con rapidez a la gente que formaba una cola interminable.
Ian era......, bueno no era precisamente un pibón pero tampoco era para echar a correr y no para hasta llegar a.... un sitio que este lejos, era alto y delgado, pero tampoco era una raspa de pescado ( la rima no ha sido intencionada) tenia el pelo negro y corto, la piel blanca y los hijos grises, estaba estudiando arte dramático por las mañanas y trabajando en un burger por las tardes, y digamos q borracho por las noches, no todas ehh que no era un alcohólico, solo los viernes, sábados y domingos, nada, pero cada vez bebía menos.
¡Por fin llegó mi turno!
- ¡Hola Haely!- me saludó Ian con una sonrisa de oreja a oreja
- ¡Hola Ian! ¿ te dijo Kath lo de esta noche?- el asintió mostrandome una vez más su sonrisa- Genial, pues dame una hamburguesa, que tengo hambre-
-¿De carne o de pollo?-
¿Hay hamburguesas de pollo?
- emm de carne- respondo confusa
- ¿con lechuga?-
- Sí, ¿porque no?-
- ¿con tomate?-
- también-
-¿Aderezos?-
Pero esto que es ¿un interrogatorio?
- ¡Con todo lo comestible!- le respondo frustrada
Ian se ríe a carcajadas me pasa el pedido.
Decidí esperar a que Ian terminara su turno y entonces irnos juntos a la discoteca, total, nadie me esperaba en casa, y Kafca ya se las arreglaría para comer algo, así que en cuanto terminó dejamos mi bici en casa y cogimos el tren para ir a la discoteca
                              ********
Katherene ya estaba allí cuando llegamos, así que entramos, y después de bebernos unas cuantas copas nos pusimos a bailar. Y entonces le vi, al angel, al dios, a mi amor, a Paul, estaba guapísimo, llevaba una camiseta negra de pico q remarcaba sus pectorales, y unos vaqueros ajustados. De repente me doy cuenta de que me mira y que se esta acercando a mi y me pongo súper nerviosa.
- Hombre pero si es la chica mas guape he atropellado nunca-
- JAJAJA- parezco tonta
- Oye-
- Oigo, jajaja- ¿en que momento he perdido mi dignidad?
-jajaja, bueno te quería preguntar que si te apetecería que quedemos mañana para comer- intenté mantener la compositor tira, pero por dentro estaba dando saltos de alegría
- Si, ¿por qué no?- le contesto haciendome la interesante
- Genial, este es mi número- me dice mientras me entrega un papel- quedamos a las dos y media en el Ted & Fred-
¡FUE LA MEJOR NOCHE DE MI VIDAA! hasta que Ian me vomitó encima

Se Busca PrÍncipe Azul¡Lee esta historia GRATIS!