CAPITULO III. Hueso Corroído

48 12 1

Roger —Las balas son pocas como para entrenar y viajar los 5 carros juntos llamaría mucho la atención—

Bearchan —Van a tener que practicar y aprender en el momento—

Sahul —Me imagino que tu carro tiene una radio policial (refiriéndose a Bearchan) podríamos viajar en grupos, adelante viajarían el grupo de Tyron y Roger, después de varios minutos saldría el grupo de Bearchan y Marcos, por último nosotros en la furgoneta que es la más lenta de todas.

Cuando lleguemos a la ciudad deberíamos mantener las agrupaciones y distanciarnos con poco trecho para aumentar el radio de investigación—.

Marcos —Veo que los han entrenado muy bien, pero ¿crees que esta hora sea la más prudente para salir?—

Yac —En la noche será más difícil, no tenemos visión nocturna. Además deben de tener cuidado con los agentes de Pandora apenas los vean disparen a matar—

Kora con su voz angelical pregunto — ¿Cómo los vamos a identificar?—

Yac al notar la fijación de Roger en Kora respondió en un tono indiferente —Pues es sencillo, tienen trajes químicos militares negros, de esos que tienen mascara y capucha. Sus armas son de energía dirigida, apenas con un disparo los harán estallar—

Socializaron e ingeniaron su plan para luego partir a la ciudad. Al cabo de varias horas San y Sahul estaban en la furgoneta, era sorprendente el apego del niño a este gemelo. Con nadie ni con Miki que solo tiene pocos años de diferencia logro tener comunicación mientras los adultos hablaban.

—Creo que vas a necesitar unas de estas cuando estés en la ciudad— le dijo San a su compañero dándole un extraño objeto, al ver lo extrañado que este estaba comenzó a explicar —Es una granada militar; cuando la uses lánzala con fuerza; al detonar saldrán varios ases de energía que desintegrara todo a su alcance. Y toma esta otra, Esta tiene un gas que adormece al rival, eso sí no creo q funcione con los zombies pero te funcionaria con los terroristas—.

Aun mas sorprendido y estupefacto Sahul tan solo pregunto — ¿En esto trabajaban tus padres? ¿Cuántas tienes? ¿Qué mas tienes?—

San después de un minuto de silencio omitiendo por completo la primera pregunta, dijo —De las de energía solo tengo 10, de las adormecedoras 6 y venenosas 4; como son tan pequeñas no ocupan mucho espacio. Aparte de esto una navaja que era de mi abuelo, libros de mis padres, la tabla, algunas herramientas y cosas personales—

Sahul —Gracias, las utilizare sabiamente—

                                              —Kyneton, Saleyards Rd—

—Ya estamos adentrando a la ciudad, nos dirigimos al comando policial por la Powlett St; estén atentos y distribuidos— comunico Sahul.

Roger —Tan solo Bajen los que tengan armas, los demás quédense en sus puestos sin hacer ruido alguno—.

Tyron y Daku vigilaban los vehículos y la entrada del comando policial. Bearchan junto a Roger esperaban en la puerta por Sahul para poder entrar, pero al verlo bajar junto a San y dirigirse hacia ellos provoco una gran furia a sus compañeros.

Bearchan — ¿Por qué traes a ese mocoso? Vas a estropear toda la operación y ponernos a todos en riesgo. ¡Que vaya con Daku! No es momento para estar jugando—.

Sahul — Este niño es de más ayuda de lo que crees; así que vendrá con nosotros. Revisa el lugar San—

En poco segundos después de movilizar la tabla por toda la zona término por decir —Adentro hay 5 infectados, Esta zona no esta tan mal, la Mitchell St está infectada pero en pocas porciones, en la Beauchamp St aun ahí personas sanas acumuladas en varias casas. Entre más al norte bajemos encontraremos mas infectados—

La Ultima Letra¡Lee esta historia GRATIS!