XI

68 2 0

A esta temporada aún le quedan 11 capítulos más, y tenéis que saber que con los dos últimos capítulos vais a flipar de lo lindo jajajajajaja. ¿Algún comentario para subirme el animo? Venga 

.................................

Despierto algo aturdida a causa de los rayos de sol que impactan directamente en mi cara. Suelto un ronroneo y rasco mi cabello. Ato mi pelo en un moño y bajo las escaleras hasta la planta baja.

-Buenos días- dice mi madre.

-Buenos días- suelto un bostezo mientras me siento en una silla de la cocina.

-¿Cómo fue anoche?- pregunta desde los fogones. Está cocinando algo. Me encojo de hombros mientras me levanto a por un vaso de zumo.

-Como siempre, nada especial- digo. Ella suelta una pequeña risita.

-Ya veo- murmura. ¿Eh?

Bebo un vaso de zumo mientras mi madre me deja un plato con tortitas y sirope de chocolate frente a mí. Le dedico una sonrisa de agradecimiento y empiezo a comerme mis tortitas. Realmente sientan bien.

-Hola cariño- mi padre aparece por la cocina sin prestar demasiada atención.

-¿Qué hay jefe?- digo con la boca llena. El me mira algo sorprendido y fija su atención en mí. Luego suelta una carcajada y se marcha a la cocina.

¿Qué le pasa hoy a todo el mundo? Ando hacia el salón y me dejo caer en el sofá. Mi padre y mi madre cuchichean algo a lo que no le presto demasiada atención. Zapeo por los canales en busca de nada en particular, y como no encuentro nada de mi agrado recuerdo un libro que una vez empecé y dejé olvidado en una esquina de la habitación. Me dirijo escaleras arriba y me cruzo con Drake que baja.

-Buenos días, Bella Swan- dice y suelta una risita.

¿Qué coño? Me quedo como una idiota mirando como baja y se dirige al salón. Reacciono y me voy directa a mi cuarto, busco, busco y busco pero no encuentro nada. Me resigno y decido que es hora de darse una ducha.

Me introduzco en el baño y me deshago de la camiseta ancha que llevo por pijama. Me quito también la ropa interior y me dirijo a deshacer el nido de pájaros que llevo por moño. Y cuando fijo mi atención descubro el motivo de las risas de todos en mi familia. ¿Bella Swan? Maldito crío estúpido. Male ha dejado más que una sola marca en mí. Mi cuello parece una vaca con manchas lilas en lugar de negras. Paseo mis dedos por encima y, joder, duele. Suspiro y me pongo roja como un tomate mientras dejo que mi cabello caiga por mis hombros. Que vergüenza por favor...

Suspiro y me meto en la ducha dejando que el agua caliente me empape y caliente mi cuerpo frío. Hace una temperatura asquerosa ahí afuera y el frío hace tiempo que empezó a hacer mella en Minot. Es casi navidad y mi cuerpo se siente reacio al frío. Me gusta el calor, aunque adoro llevar bufandas, gorros y chaquetas gordas, no se si compensa.

Me tiro lo que son horas para mí en el agua caliente sin querer salir ¿Cómo miro yo a mis padres ahora? Me sumerjo de nuevo en el agua por última vez y salgo a la superfície. Me envuelvo en un batín juntamente con mi pelo y salgo a mi cuarto. Ahora me pongo algo menos fresco. Un pantalón de chándal gris y una camiseta blanca lisa de manga larga. Me asomo por encima de las escaleras y por lo que parece, Drake no está en casa. Papá y mamá están viendo una película en el salón, por lo que voy a evitar hablar de esto con ellos, mejor me quedo en mi cuarto.

Me paso la tarde viendo tonterías en el ordenador hasta que oigo el motor del Dodge de mi padre. Me arrastro por la cama y veo como este se marcha a no se dónde. Agarro el teléfono. Tengo cuatro mensajes de Whatsapp escritos por Male.

El monstruo II¡Lee esta historia GRATIS!