xiii.

42 4 0

Hoy los hombres vestidos de blanco no me dejaron salir.

Dicen que no estoy bien.

Que inflingí mucho daño

Y que no trate de recordar,

Pues no lo haré.

Me dejaron en esa habitación.

Tu fuiste a verme

Pero no te dejaron entrar

Así que me saludaste a traves de la ventana

Y escribiste en el vidrio:

«Te perdono.»

¿Por qué?

Diario de un Amnésico¡Lee esta historia GRATIS!