17. La llamada

472 67 25
                                              

CAPÍTULO 17.

EVAN.

Definitivamente no tenía palabras para describir lo bien que se veía Amanda hoy, creo que nunca había conocido a alguien tan atractiva y eso me estaba volviendo loco.
Pero, otra cosa que también me estaba volviendo loco fue cuando esta noche noté una marca morada en su cuello, se encontraba algo cubierta con maquillaje pero al pasar las horas se fue corriendo, dejándolo más reluciente. Creo que es por eso que no lo había notado antes.

¿Quién le hizo ese chupeton?

La sola idea de pensarlo me hervía la sangre, el saber que alguien más había estado con ella, alguien que se atrevió, no como yo, que era un simple cobarde que no era capaz de avanzar y hacerle demostrar mis sentimientos.

¿Acaso estos son los famosos celos que dicen sentir las parejas? ¿Habrá sido cuando la deje la otra noche en esa casa? ¿Habrá estado con otro chico y por eso no fue a la suya?

Debo dejar de cuestionarme tanto y concentrarme en pasarla bien con ella.

AMANDA.

Con Evan íbamos por nuestro segundo vaso de vodka con jugo y ya el ambiente comenzaba a sentirse mejor. Después del primer trago Evan ya se notaba mucho más motivado, y eso me alegraba mucho, quería que se divirtiera esta noche conmigo ya que por lo que supe estaba bastante estresado por su semana de exámenes finales. 

-Ven, vamos a bailar -le dije animada aún sentada en la barra-

Evan me observó dudoso por algunos segundos.

-Me comportare, lo juro -dije sabiendo que él temía que lo provocara-

Evan rio y aceptó, lo tomé de la mano para dirigirnos a la pista, sonaba de fondo "Dangerous Woman" de Ariana Grande, la canción me hacía sentir poderosa y capaz de todo.

Something 'bout you

Makes me feel like a dangerous woman

Something 'bout, something 'bout

Something 'bout you

Makes me wanna do things that I shouldn't

Something 'bout, something 'bout

Something 'bout.

Me movía al ritmo de la música, de manera lenta y sensual. Evan frente a mi me miraba fijamente y sin despegar la vista de mi vestido, sabía que este se ajustaba impecablemente en mi cuerpo y que quizás eso lo provocaba. Una sonrisa coqueta se escapó de mis labios, los efectos del alcohol y el entorno hacían que mis ganas hacia él crecieran.

-Estás muy lejos Evansss

Lo tomé por su playera y lo acerqué hacia mi con fuerza, nuestros rostros quedaron a centímetros, mi respiración estaba agitada y solo podía observar sus dulces labios.

-Prometiste comportarte -dijo Evan con una sonrisa-

-No he hecho nada -me separé solo unos centímetros-

Evan me tomó por la cintura, sus manos encajaban a la perfección en mi cuerpo. Estuvimos bailando un par de canciones y cuando estábamos por ir a sentarnos mi móvil comenzó a sonar, lo saqué de mi bolso de mano y vi que era un número desconocido.

¿Quién podría ser a esta hora?

Solo colgué, no me gustaba atender los números desconocidos ya que siempre suelen ser compañías que llaman para molestar con sus servicios.

Aprendiendo a amarDonde viven las historias. Descúbrelo ahora