Capitulo sesenta y cinco

32.2K 2.2K 300

— ¡FUERA DE ESTA CASA!

La cara de Nash estaba roja de furia, parecía estar a punto de estallar; los demás observaban la escena con cara de horror y para colmo, Becca y Jack entraron en ese mismo momento por la puerta reflejando con cada gesto que no entendían nada.

Solté una carcajada.

Todo esto es tan absurdo.

— Vale —le sonreí a Nash y me encogí de hombros dispuesta a salir de allí.

La cara de Nash cambió de golpe y abrió los ojos como platos.

— Espera, ¿qué? —sujetó mi brazo cuando me giraba, dispuesta a salir de allí.

— Que vale, me voy. —sonreí de nuevo plantándole cara.

— Pero... —comenzó, y por supuesti no supo como continuar.

Yo solté una risita y lancé una mirada a la mano que aún sostenía mi brazo.

Me soltó con el asombro aún plantado en su cara, supongo que se esperaba alguna respuesta pero discutir con el equivalente a un niño de 5 años era perder mi tiempo.

Ver su cara en estos momentos era mas divertido.

— Hasta luego chicos —me dirigí a los demás con una sonrisa y ellos me miraron divertidos, esta claro que empezaban a entender mi forma de actuar.

Pasé junto a Becca y Jack J y tras coger un par de trozos de pizza y guiñarle un ojo a Becca de manera cómplice, salí de la casa.

Por supuesto, apenas había recorrido la mitad del camino hacia mi casa cuando la puerta se volvió a abrir, dando paso a Becca, Beth, Lauren, Taylor, Matt, Shawn y los Jacks.

Oh, mi squad.

— Puta diva. —soltó Taylor entre carcajadas pasándome un brazo por encima de los hombros con cuidado de no hacerme daño en el que tenía dislocado y yo reí.

— No tenía ganas de discutir. —me encogí de hombros para luego hacer una mueca de dolor.

Joder, estar lesionada da asco.

— Tendrías que haber visto su cara. —se mofó Beth saltando sobre la espalda de Taylor y haciendonos tambalear a los tres.

Mira, como nos vayamos al suelo otra vez, la mato.

— Para caras las de la parejita al entrar... —alzó las cejas Gilinsky y Becca le golpeó.

— Imbécil. —le insultó para luego cruzarse de brazos.

— Te juntas demasiado con Ana. —se quejó el sobándose la cabeza y yo le volví a golpear en el mismo sitio que Becca.— ¡¿Ay?! —replicó.

— Te aguantas. —contesté para luego chocar los cinco con Becca.

— Que peligro tenéis. —se rió Matt

— ¡HE VUELTO! —avisé cruzando el umbral de la puerta seguida de los demás tras sacarle la lengua a Matt.

No me había dado tiempo a cerrar la puerta cuando mi madre ya se había plantado delante mía examinándome de arriba a abajo y pasando las manos por mi cara de manera compulsiva.

— ¿Estás bien? ¿Se puede saber cómo te pasó eso? ¿Ya estabas haciendo el tonto otra vez no? No me digas que estabas con un skate... ¡Sabes que desde que te rompiste la pierna tienes prohibido hacer skate! —soltó atropelladamente con tono severo mientras los demás asistían a la escena intentando no reir.

Menos Taylor, él se burlaba de mi abiertamente.

Menudo joputa.

— ¡Mamá! —la corté— Estoy bien, es solo un hombro dislocado. —retiré sus mano de mi cara hablándole en un tono pausado, por supuesto burlándome de ella.— Y no fue mi culpa, nos caímos. —añadí remarcando el 'nos' y lanzándole una mirada a Beth.

El Clan Imbécil |Magcon Boys| EDITANDO¡Lee esta historia GRATIS!