Jo

      Me alegré de estar en casa después de horas en el consultorio del médico. Resulta que es muy difícil echar a los paparazzi fuera de un edificio cuando quieren su historia.

      "Gracias por llevarme al médico, Melinda. Y, lo siento por todo lo que pasó después. Sinceramente, no tenía ni idea-"

      "No, no te preocupes de eso, Jo; está bien." Melinda dejó su bolso en la mesa, sentándose inmediatamente en el sofá. Ojalá pudiese relajarme como Melinda, pero el embarazo está empezando a afectarme.

      Tengo que prepararme, y tener el bebé de un chico famoso de una boyband es más difícil de lo que parece, ahora que todo el mundo lo sabe.

      Solté un largo suspiro, sentándome en el sofá al lado de Melinda. Los pies me dolían, me estaba sintiendo ligeramente cabreada... no había tenido un buen día. Cerré los ojos por un momento disfrutando de la paz de la casa.

      "¿Jo?"

      El silencio del que hablaba fue interrumpido.

      Abrí los ojos, mirando a Harry que venía hacia mí, sentándose en el sofá junto a mi

      "Me enteré de lo que pasó y solo quería decirte que lo siento por meterte en ésto, no pretendía que pasara nada de esto. Es como que te metieron en esto cuando apenas me conoces y yo -- "

      "Lo pillo, Harry," Le corté, pasándome la mano por la cabeza. "Y está bien. Sé que no fue tu culpa."

      Me sonrió, exponiendo sus hoyuelos que toda chica en el mundo se obsesionaba antes de que dijera nada. "Voy a hacer lo que sea por ti para compensártelo, te lo juro. Cualquier cosa que quieras ".

      "¿En serio?", Le pregunté, sentada en mi asiento.

      Asintió.

      Tuve que pensar en ello. ¿Qué quiero?

      Y fue entonces cuando finalmente me di cuenta de lo que podría utilizar a largo plazo, porque no iba a permitir que una oportunidad como esta pasara de mí.

      "Quiero que me consigas comida ..."

      "Eso es todo? Sólo comida -? "

      "Cuando quiera, lo que quiera, me lo consigues", le sonreí, mis pensamientos ya yéndose a la pizza con mi nombre en ella.

      "Maldita sea, eres astuta", se rió, y no pude dejar de reír, tampoco Ahora, mi día no parecía tan malo. Puedo conseguir comida cuando yo quiera, y ahora sé que Harry es en realidad una persona decente bajo su malcriada, auto apariencia de estrella del pop.

      "No soy astuta, sólo soy inteligente. Ahora, como tu primera orden del día, realmente estoy deseando una pizza así que, ¿serías una muñeca y vas a por una? "

      Él me sonrió, estropeando mi pelo en la frente como si fuera un niño.

      "Lo que digas."

Sperm Donor ♔ [ES] ✓¡Lee esta historia GRATIS!