17| Ladrillo.

14.4K 1.4K 845
                                              


Cap. 17| Ladrillo.

POV: Alma.

Abro la puerta de casa y casi me da un infarto al encontrar a mi tía Jannet terminando de bajar las escaleras.

—Tía—digo—¿Cuándo llegaste?—me siento en el sillón.

—De hecho llegué ahora—dice, se sienta a mi lado—¿Estás bien? Suenas afónica.

—Pesqué un resfriado por mojarme en la lluvia a noche... Con Abraham—digo.

—Ay, Almita. Pero...—frena sus palabras—Espera, ¿acabas de decir con Abraham? O sea, ¿Killiam?—asiento—¿Y tú que hacías con Killiam anoche?

Reprimo una sonrisa.

—Es que ayer Melody su hermana me invitó a una parrillada a la casa de sus padres, fui con Ibrahim y Lluvia, con los nuevos amigos que te había contado—ella asiente—Pues ellos me acompañaron, Abraham se ofreció a traerme a casa pero se quizo desviar a la de él...

—¡¿Te quería violar?!—me interrumpe, abre los ojos grandes.

—No, tía, nada de eso—la calmo—Es que teníamos una conversación pendiente y yo no quería llevarla acabo. Él quería saber si sentía algo por él—digo, y ella alza las cejas sorprendida—Yo salí del coche y él me siguió, le dije todo, tía. Luego me besó.

Mi tía da un grito, me sobresalto.

—Lo siento, lo siento—ríe—me emocioné, continúa.

—Luego de eso, fuimos a su casa...

—¿Hicieron el brinco de los monos?—murmura interrumpiendome.

—¡Tía!—me sonrojo—No lo hicimos. En fin, dijo que era mi novio y dormimos juntos, pero no pasó nada—aclaro.

—¿Tan rápido? Digo, apenas dijeron lo que sienten y ya son novios—dice ella.

Suspiro.

—Pues sí, yo pensé lo mismo. Pero la idea de tenerlo como novio no me desagrado para nada—sonrío de lado—y estando en su casa todo fue como si ya fuéramos pareja desde hace un tiempo. Fue fantástico.

Mi tía toma mis manos.

—Alma, no quiero ser aguafiestas pero—hace una pausa—Recuerda que es tu psicólogo, eso puede traerle problemas.

Hago un mohín.

—Estaba pensando en retirarme de la clínica, creo que es lo mejor—digo.

—Esta vez estoy de acuerdo contigo—dice—Ya has mejorado y para ustedes es lo mejor, así él no tendrá ningún inconveniente. Hoy mismo voy a ir a retirarte de la clínica.

—Gracias por tu apoyo, tía Jannet—la abrazo.

—Siempre te apoyaré en todo lo que te haga feliz sanamente, mi Almita.

Subo a mi habitación y llamo a Ibrahim.

Casi le da un ataque al enterarse que Abraham y yo ya somos novios. Piensa lo mismo que mi tía, que todo va muy rápido, pero que al mismo tiempo se alegra que ya estemos juntos.

—Ese man no se anda con rodeos—ríe a carcajadas.

—Ibrahim, ya—me quejo—llevas ríendote desde hace media hora. Mejor cuéntame que sucede entre tú y Melody.

Deja de reír. Carraspea.

—De acuerdo, te contaré todo, porque realmente te considero una mejor amiga y ya me estoy ahogando al no decirle esto a nadie.

De su psicólogo a su novio © [#2] Donde viven las historias. Descúbrelo ahora