¿Acaso me drogaste?

4.5K 184 2

Es incómodo desayunar así, esto debe de terminar, pero, mi nuevo problema...me atrae José, ya no quiero utilizarlo, pero amo a Luis y a la vez quiero estar con José, esto es un caos.

–¿Cuantos días nos iremos?– Pregunta Luis con el seño fruncido. Yo lo conozco muy bien y sé que no le agrada nada la idea de verme con su primo. Es mas que obvio.

–Solo será este fin de semana, tengo que volver, hay proyectos que hacer en la empresa.– Responde José

Ok, ok, estoy comprometida con este hombre y nunca me comentó que tenía una empresa, oh José tu futura esposa te regañara muy mal por esto. Mmm vendría bien un castigo, quizá una semana sin sexo. Sí eso.

*********************************

–Wao, ¿Duermes tanto?– La voz de José me despierta. He dormido todo el vuelo a Georgia y estamos a punto de aterrizar.

–No, ¿Acaso me drogaste?.

–Nunca, Cariño, Nunca.

********************************

Y hemos llegado. La casa de José es inmensamente grande, pero vamos, no mas que la mía, la cual por cierto esta a unas cuadras de aquí, pero no pienso ir.

Inmediatamente llegamos, Luís se fue a la playa que queda justamente detras de la casa, esta costa de 5 dormitorios con baños cada una, una gigantesca sala, zona de jacuzi , cocina como para un chef y una azotea perfecta con piscina.

José quería salir con migo a comprar cosas para cocinar, pero también iba a resolver un asunto en el Mall central de Georgia. Yo no quize ir, el no me protesto, pero Kiara iría con el, ella quería visitar algunas tiendad del Mall de Georgia.

Luego de que José y Kiara ser marcharon, subí a ponerme un traje de baño para ir a acompañar a Luis a la playa.

Lo encontré sobre la arena, mirando las furiosas olas chocar con la orilla de la playa.

–Hola– Saludo y me siento a su lado. El me mira una milesima de segundo y luego responde:

–Hola, pensé que estabas muy ocupada con mi primo...

–El salió con Kiara– el solo asintió.–Raro ¿no?– El vuelve a asintir.

–¿Estas bien?– Pregunto mirandole fijamente.

Me mira rapidamente y sube sobre mí, haciendo que mi cuerpo se recueste en la calida arena blanca Georgiana. Me besa, despues de tanto, lo hace, le concedo su beso y el se pega mas a mi cuerpo, haciendo que sienta sungran ereccion en mi vientre. Se separa de mi unos segundos me mira y me dice:

–Te necesito–  sus ojos tienen un matiz oscuro. Le beso, el me carga y me lleva hacia la casa, cuando entramos, aun sigue besandome, por suerte, José y Kiara tardaran un muy buen rato, Luís sube las escaleras rápidamente, me lleva a una habitacion, me tira en la cama y sigue sus besos en mi cuello, luego se separa y mira.

–Hazlo antes de que me retracte– el sonríe y me desnuda.

************************************
Mis amores, un regalito...
Vota! ❤

Adiós Virginidad.¡Lee esta historia GRATIS!