14. Cine

529 57 25
                                              

CAPÍTULO 14.

Desperté al sentir el impacto de la fría cerámica sobre mi rostro, la cabeza me taladraba y también me dolía la espalda por la posición en la que había dormido. Me incorporé y me di cuenta de que me había quedado dormida en el piso del baño en el baño, me avergoncé de haber vomitado, pero por suerte nadie me vio.

Me levanté y fui hasta el lavabo, mi reflejo frente al espejo se veía horroroso, tenía todo el maquillaje corrido y tenía unas ojeras muy marcadas, mi cabello estaba desordenado y con grandes nudos que me costarían trabajo cepillar. Lavé mi rostro y luego mis dientes, fui hasta mi habitación y el reloj sobre la mesita de noche me indicaban las 7 am, hoy entraba a trabajar a las 10 am así que decidí acostarme y aprovechar de dormir un rato más.

Cuando ya estaba en el trabajo todos me observaban de vez en cuando, seguramente por mi cara de zombie. Mis ojeras aún seguían enormes  y tenía los labios resecos por la deshidratación que tuve a causa del alcohol y mi vomito. 

-Vas a espantar a los clientes -dijo Max acercándose a mi puesto-

-Ja ja -le dije sin ánimo, en cualquier momento me quedaba dormida-

-¿Mala noche? -preguntó analizándome-

-Solo tengo un poco de resaca.

-Ten -me dijo sacando unas patillas de su bolsillo- Te hará sentir mejor.

-Gracias -le dije y me tomé una con un poco de agua.

Minutos después la pastilla que me dio Max comenzó a hacer efecto, ni sabía lo que me había dado, pero definitivamente ya me sentía mejor y con más ánimo.

Cuando ya había terminado de almorzar estaba por salir del despacho cuando Max me tomó por sorpresa y me apoyo a los casilleros, no chisté y solo me quedé quieta. Sus dedos comenzaron a acariciar mis labios lentamente y mi respiración se aceleró.

-Ya extraño sentirte -dijo antes de besarme-

Con sus manos sujetaba mi rostro mientras me besaba con pasión y yo lo tomé por el cuello para acercarlo más a mí. Cuando el beso estaba aumentando su ritmo sus manos fueron hasta mis pechos para acariciarlos y se adentró por la camisa para tirar de mis pezones, unos leves gemidos salieron de mi boca, pero el sonido de unos pasos venir por el pasillo nos hizo separarnos velozmente y acomodarnos la ropa.

Una compañera entró por la puerta y luego se sentó, con Max soltamos unas risitas y yo me fui hacia el baño, mis labios estaban hinchados y mi cabello un poco desordenado.

Cuando ya estaba en casa me sentía sola y aburrida, así que decidí textearle a Evan.

-¿Te apetece ir al cine hoy? Me aburrooo.

El respondió a los segundos.

+Claro, pero a la noche porque ahora debo estudiar.

-Bueno cerebrito, nos vemos : p

El hecho de que lo vería dentro de unas horas me emocionó y me sacó una sonrisa tonta, al notarlo la borré rápidamente. Como no tenía nada que hacer mientras tanto me puse a leer en Wattpad con la música a todo tope. No disfruto de mi lectura si no es con música. 

Evan me escribió diciendo que fuéramos a las 9 pm, así que cuando ya eran las 8 comencé a prepararme. Estaba un poco helado así que decidí usar unos jeans negros, una camiseta de color gris y encima una chamarra de cuero, para los zapatos opté por mis Dr. Martens. El cabello me lo dejé suelto y para el maquillaje solo apliqué algo natural.

Evan me recogió a la hora y nos fuimos hasta el cine del pueblo, no era algo tan grande, pero bastaba. Una vez afuera nos pusimos en la fila para comprar las entradas.

Aprendiendo a amarDonde viven las historias. Descúbrelo ahora