Los filósofos de la naturaleza

4.2K 68 0
                                    

A los primeros filósofos de Grecia se les suele llamar «filósofos
de la naturaleza» porque, ante todo, se interesaban por la
naturaleza y por sus procesos.

Ya nos hemos preguntado de dónde procedemos. Muchas
personas hoy en día se imaginan más o menos que algo habrá surgido, en algún memento, de la nada. Esta idea no era tan
corriente entre los griegos.

Por alguna razón daban por sentado que ese «algo» había
existido siempre.

Vemos, pues, que la gran pregunta no era cómo todo pudo surgir
de la nada. Los griegos se preguntaban, más bien, cómo era
posible que el agua se convirtiera en peces vivos y la tierra
inerte en grandes árboles o en flores de colores encendidos. ¡Por
no hablar de cómo un niño puede ser concebido en el seno de su
madre!

Los filósofos veían con sus propios ojos cómo constantemente
ocurrían cambios en la naturaleza. ¿Pero cómo podían ser
posibles tales cambios? ¿Cómo podía algo pasar de ser una
sustancia para convertirse en algo completamente distinto, en
vida, por ejemplo?

Los primeros filósofos tenían en común la creencia de que existía
una materia primaria, que era el origen de todos los cambios. No
resulta fácil saber cómo llegaron a esa conclusión, sólo sabemos
que iba surgiendo la idea de que tenía que haber una sola
materia primaria que, más o menos, fuese el origen de todos los
cambios sucedidos en la naturaleza. Tenía que haber «algo» de lo
que todo procedía y a lo que todo volvía.

Lo más interesante para nosotros no es saber cuáles fueron las
respuestas a las que llegaron esos primeros filósofos, sino qué
preguntas se hacían y qué tipo de respuestas buscaban. Nos
interesa más el como pensaban que precisamente lo que
pensaban.

Podemos constatar que hacían preguntas sobre cambios visibles
en la naturaleza. Intentaron buscar algunas leyes naturales
constantes. Querían entender los sucesos de la naturaleza sin
tener que recurrir a los mitos tradicionales. Ante todo, intentaron entender los procesos de la naturaleza estudiando la misma
naturaleza. ¡Es algo muy distinto a explicar los relámpagos y los
truenos, el invierno y la primavera con referencias a sucesos
mitológicos!

De esta manera, la filosofía se independizó de la religión.
Podemos decir que los filósofos de la naturaleza dieron los
primeros pasos hacia una manera científica de pensar,
desencadenando todas las ciencias naturales posteriores.

La mayor parte de lo que dijeron y escribieron los filósofos de la
naturaleza se perdió para la posteridad. Lo poco que conocemos
lo encontramos en los escritos de Aristóteles, que vivió un par de   siglos después de los primeros filósofos. Aristóteles sólo se
refiere a los resultados a que llegaron los filósofos que le
precedieron, lo que significa que no podemos saber siempre
cómo llegaron a sus conclusiones. Pero sabemos suficiente como
para constatar que el proyecto de los primeros filósofos griegos
abarcaba preguntas en torno a la materia primaria y a los
cambios en la naturaleza.    

El mundo de Sofía-Jostein GaarderDonde viven las historias. Descúbrelo ahora