13| Príncipe.

12.5K 1.3K 1.1K
                                              


Cap. 13| Príncipe.

POV: Killiam A.

Estoy en casa de Danae. Me encuentro sentado en el sillón mientras que ella fue en busca del botiquín.

Recuerdo que Alma me llamó hace media hora y que no pude escuchar bien lo que me decía, así que marco su número. Al tercer tono responde.

—¿Hola?—dice.

—Alma, llamo para saber porqué llamaste antes, ¿pasó algo?—pregunto.

—No, ya está todo bien, no era algo de importancia—dice.

En eso Danae se acerca con alcohol, algodón, curitas y demás cosas.

—Oh, de acuerdo—digo—Si necesitas algo pue... Ahh, Danae—gimo de dolor cuando pasa alcohol por mi ceja partida.

Ella me da una mirada de disculpa.

—Disculpa Alma, es que tuve un pequeño accidente y me están curando—digo pero no hay respuesta—¿Alma?

Miro el celular y noto que ha colgado o puede ser que yo haya colgado sin querer.

Le marco otra vez, pero no responde la llamada.

—Listo—dice Danae al terminar.

Asiento y me pongo de pie.

—Gracias Danae—digo—Ya debo irme  a casa.

Ella asiente y me acompaña a la salida.

—Siento lo que pasó, tal parece que ni amigos podré tener—se le cristalizan los ojos—Kye ni estando en la cárcel me dejará en paz—se le rompe la voz.

—Escucha, esto se resolverá—digo, dándole ánimos—Tú quedate tranquila.

Se limpia las pocas lágrimas que se le escaparon.

—Gracias—dice. Le sonrío de lado.

Me encamino a mi auto y conduzco hacia la casa de mis padres, no me apetece ir a casa ya que queda más lejos y estoy agotado.

Al llegar ingreso con la llave.

Me parece que todos ya están durmiendo ya que todo está en silencio. Así que voy a la que es mi habitación.

Me quito toda la ropa y tomo una rápida ducha. Me coloco sólo un pantalón de pijama y me acuesto en la cama. Me pongo a escuchar algo de música y a leer ya que no es recomendable dormir con los golpes tan recientes.

Luego de un largo rato, dejo todo a un lado y me quedo dormido.

[...]

Despierto y bajo hacia la cocina, allí se encuentra todos desayunando.

Rosanne es la primera en notarme, frunce el ceño.

—¿Pero que te ha pasado?—dice. Inmediatamente todos voltean a verme.

Mi mamá abre los ojos grandes y rápidamente se aproxima hacia mí.

De su psicólogo a su novio © [#2] Donde viven las historias. Descúbrelo ahora