12| Esto no está bien.

12.1K 1.2K 679
                                              


Cap. 12| Esto no está bien.

POV: Alma.

¿Quién decidió ir al cine sola pero se olvidó de traer cambio para el taxi?

Sí, yo, Alma "tonta" Kendrick.

Y para empeorar las cosas está lloviendo, suerte que me traje un paraguas sino si que me iba a dar algo. Aunque ya se detuvo y sólo está cayendo una ligera llovizna.

Llamé a mi tía y no respondió el celular, debe de estar ocupada en el restaurante. También llamé a Abraham, pero no escuchaba nada de lo que decía.

Suspiro y me encamino a alguna tienda cercana a comprar algo, para así tener cambio.

Camino sosteniendo el paraguas con una mano y mientras la otra está dentro de uno de los bolsillos del abrigo que llevo puesto.

De repente soy empapada por agua de charco, un auto pasó a mi lado sobre un charco y me empapó de agua sucia.

Chillo.

«Joder, ahora parezco la hermana postiza de Peppa Pig»

El auto que me acaba de dejar toda sucia, estaciona y un hombre alto baja de él.

—Oh, lo siento tanto—dice—Te aseguro que no fue mi intención.

Aprieto los labios.

—Descuide, lo hecho, hecho está—digo.

Me fijo en el hombre que tengo al frente y no puedo evitar repararlo de pies a cabeza.

Es alto, de piel morena algo así como canela, cabello rizado y negro, ojos grises, cejas espesas y piercing en el labio inferior.

Debo admitir que es guapo, muy guapo.

«Pero no más que cierta persona. Abraham le da cincuenta y un patadas en la madre» pienso, y reprendo a mis pensamientos por pensarlo otra de muchas veces.

—De verdad lo siento, ¿vive cerca? puedo llevarla a casa, en disculpa a tal accidente—dice.

Niego.

—No, descuide. No me subo a carros de extraños—digo.

«Sólo con Abraham» pienso, y ruedo los ojos mentalmente.

—Soy Abraham Campbell—me extiende su mano derecha—Mucho gusto.

Frunzo el ceño, creyendo escuchar mal.

—Disculpe, ¿cuál es su nombre?—inquiero.

—Abraham, Abraham Campbell—dice—¿Su nombre es?

Genial, otro Abraham.

—Alma Kendrick—estrecho mi mano con la de él—¿No tendrá usted segundo nombre?

Él niega.

—No, pero mis amigos me dicen Ibrahim—dice.

—No soy su amiga, pero le diré Ibrahim, ¿ok? Ok.—digo.

Él ríe de manera ronca.

—Ahora que de cierta forma ya nos conocemos, ¿dejaría que la lleve a su casa?—dice.

Estoy por volver a declinar la oferta cuando una niña de unos 8 años sale del auto.

—Papá, date prisa, por favor—dice—Tengo hambre—se toca la barriga y hace un puchero—Holaaaa—agita su mano en mi dirección.

Mentalmente digo un "aww" y le devuelvo el saludo.

La niña es muy linda, se parece mucho a Ibrahim, cabello negro y rizado, piel morena canela y labios ligeramente rosas, con la excepción de que tal parece tiene heterocromía, tiene un ojo gris y otro azul.

De su psicólogo a su novio © [#2] Donde viven las historias. Descúbrelo ahora