21
― Hola, Niall ―dijo mientras me sonreía abiertamente. Parecía que ignoró el hecho de que Dian estaba a mi lado mientras yo la abrazaba ligeramente por la cintura. ― Por fin te encuentro. He estado viniendo por días y nunca estabas. No estabas evitándome, ¿o sí? Porque eso no es cool.

― Yo, uhmm... No, Cassidy. Lo siento. He estado algo ocupado.

Entonces, sus ojos verdes se posaron en Dian. ― Y ¿quien es ella?

Bajé la mirada para ver la expresión de Dian. Ella estaba serena pero a pesar de eso sus cejas se juntaban ligeramente en medio.

― Ella es Dian, Cassidy. ―La castaña borró la sonrisa en su rostro de inmediato y abrió los ojos como un par de platos―. Yo no he podido estar mucho en casa porque me paso mis tardes con ella, cuidándola.

― Lo haces sonar como si estuviera enferma o moribunda― susurró Dian.

― Lo siento ―dije sacudiendo la cabeza y separándome de ella. ― Dian, ella es Cassidy Cox. Es una amiga mía que contribuyó un poco en tu búsqueda.

― ¿Enserio? ―preguntó Dian mientras cruzaba los brazos bajo su pecho. ― Pues mucho gusto, Cassidy. Y gracias.

― N-no hay de qué ―tartamudeó. ― Niall, yo pensaba que ella seguía en el hospital...

― Salió hace varios días.

― Cool.

― Lo siento― interrumpió Dian―, es que esta cosa no deja de vibrar y dice que es Claire pero no sé cómo contestar ―mencionó alzando su teléfono celular que tan pocas veces usaba.

― Desliza la tecla verde ―musité.

―Bien, saldré a responder.

Yo asentí y besé su frente. Ella desapareció por un lado de Cassidy.

― Así que... Dian, ¿eh? ―dijo la castaña alzando las cejas.

― Cassidy, no me mires así.

― ¿Así cómo?

― ¡Como haciéndome sentir culpable por algo que no debería hacerme sentir así!

― Bueno, demonios, ¿qué quieres que haga? Me tomó por sorpresa verla aquí. Y me... duele.

― Cass, lo siento. Pero yo te dije desde siempre que la amo a ella. Eso no se puede cambiar.

Su postura se relajó y miró hacia el suelo. ―Ya lo sé. Sólo quiero estar cerca de ti aunque sea como amiga.

Inspiré profundamente y boté el aire rápido. Estaba a punto de abrir la boca, pero el teléfono de ella de adelantó, comenzando a timbrar.

Lo tomó de su pantalón y frunció el entrecejo al ver la pantalla.

― Tengo que responder. Es mi padre.

Asentí débilmente y ella dio la vuelta para desaparecer por la puerta.

En cuanto ella se fue, entró Dian.

― ¿Estabas...? ¿Estabas detrás de la puerta? ―pregunté señalando la misma.

Ella caminó hacia mí. ― Claro que estaba detrás de la puerta. ¿Enserio crees que mantengo mi teléfono en vibrador y no sé responder? ―alcé las cejas sorprendido. ― Niall, ¿quién es ella?

― Tranquila, Dian. Ya te dije que es una amiga pero... bueno, yo no soy un amigo exactamente para ella.

― Já. Lo pude ver ―dijo alzando una ceja. ― ¿Qué se cree viniendo a tu casa a buscarte todos los días? ¿Y qué es esa palabrita tonta de "cool"? ―preguntó cruzando los brazos. Yo solté una carcajada. ― ¿Te parece gracioso?

Restore. | Niall Horan.¡Lee esta historia GRATIS!