Sentimientos que no deberían de existir.

8.6K 547 91

Y por un momento rogué porque si era así, no quería despetar jamás...

Pov Jungkook.

Me quedé en la puerta, escuchando esa hermosa canción. Cerré los ojos, disfrutando del dulce momento. La melodía dejó de sonar, y los abrí. ____ me miraba. No sabría decir si su mirada era de miedo, o de enfado. Nos quedamos en silencio unos segundos, y me decidí a hablar.

-Es...es preciosa.

-Oh... Gracias, supongo.

-No sabias que tocabas el piano.

-Nadie lo sabe, bueno... Ahora tú.

Ahora entendía su mirada. La miré, e hice un gesto de cerrar mi boca con una cremallera. Ella me sonrió ante tal gesto. Se levantó de la banqueta. "Será mejor que durmamos, ya es tarde" dijo, y cada uno nos fuimos a nuestras habitaciones.

Pov ______.

Los días pasaron. Jungkook y yo empezamos a entendernos más. Él ya comprendía cuando no quería ser molestada, y solo se dedicaba a ir a su habitación. De vez en cuando, tenía que quedarse en casa de sus amigos, ya sabeis, problemas con mi 'familia'. Y él simplemente no rechistaba. Más bien me comprendía. Con el paso de las semanas, sus amigos venían a mi piso, y se quedaban toda la tarde. Jugaban a la play y otras cosas. Al principio me molestaba, demasiado, tener a siete hombres en mi casa haciendo ruido. Pero poco a poco fuí comprendiendo como eran cada uno. Y como hacían a Jungkook reir. Al paso del tiempo, todos acabaron por aceptarme. Y sin darme cuenta acabé jugando y peleando con ellos por ver quien era mejor en la play. Eran como una hermosa familia. Todos distintos, pero tan unidos que daban envidia. Una vez, les escuché decir que querían dedicarse a la música. Simplemente me reí por su comentario. Si estos siete estúpidos chicos se hacían cantantes, pobre del mánager que tuviese que soportarlos. Y es que a veces podían ser demasiado molestos y tontos. Pero yo simplemente no les hacía caso. En cierto modo, me hacian feliz. Estos chicos eran los primeros... ¿amigos? que tenía. Conseguí que Jungkook volviese a la escuela sin problemas. Sin que sus padres tuvieran derecho sobre él. No me pregunteis como lo conseguí, ni yo misma lo sé. Aun recuerdo cuando le conté que podía volver a las clases.

*Flashback*

Volvía mi piso. Aun estaba atónita. No sabía como ni cuando había conseguido que Jungkook pudiese volver a las clases. Subía en el ascensor pensando en todo y sin encontrarle explicación. Habrí la puerta de mi piso.

-Bienvenida.

-...- mentiría si digo que escuché a Jungkook saludarme.

-_______, ¿ha pasado algo? Tienes mala cara - dijo levantandose del sofá y dirijiendose hacia mi.

-¿Eh? Ah, si, digo no. No lo se.

-¿_____? - su cara era de pura confusión.

Me dirigí a la cocina para coger un vaso de agua, cuando hablé por mi sola, sin pensar en las consecuencias de mis palabras.

-Jungkook, la semana que viene iras a clases.

-... ¡¿QUE?!

Y Jungkook se lanzó hacia mi para abrazarme, y nos caimos al suelo. Era de esperar, yo no pesaba más de 50Kg y él se veía que realmente tenía fuerza. En su cara había una expresión de felicidad que hizo que mi corazón latiese con fuerza.

-Jungkook, no puedo respirar.

-¡Ah! Lo siento. - dijo mientras se quitaba y se sentaba en el suelo a mi lado - ¿D-de verdad puedo volver?

Me enamoré de un niño. (Jungkook y tú)¡Lee esta historia GRATIS!