Capítulo 86 "Mi música favorita" (Kangin)

Comenzar desde el principio

-Eso es cierto… Allí tenemos casa. Teniendo a Hyuk y Hae…-asintió.

-Entonces… ¿De verdad quieres que lo intentemos?

-Sí. Creo que lo merecemos. En realidad… Hace tanto… Tanto que no estamos bien…

-Nunca lo hemos estado. Siempre ha pasado algo…-apunté- La mayoría de veces culpa  mía.

-Yo también la he cagado.

-¿Empezamos de cero?-propuse.

-Si.-sonrió.

No esperé más y le abracé. Lo abracé con fuerza y respiré su olor. Dios santo… ¿Cuánto hacía que no lo tenía tan cerca? Nos dejamos caer tumbados sobre la cama, abrazados, y acaricié su mejilla. Era guapo… El tiempo no pasaba por él. Era tan perfecto. Y yo me moría por besarle. Podía besarle… ¿No? Había dicho que empezábamos de cero… Me debatí entre hacerlo o no. ¿Y si jodía el momento?

-Por favor… O me besas o te juro que pensaré que no quieres que lo intentemos de nuevo…-susurró sonriendo.

No le hice esperar. Uní mis labios a los suyos y los besé con ímpetu. ¡Su sabor! ¡De nuevo su sabor en mi boca! Su lengua acarició la mía con ganas y lo apreté contra mí. Por fin estaba besando a mi Teukie… Por fin… Las lágrimas empezaron a caer por mis mejillas y cuando nos separamos un poco para respirar, me miró preocupado.

-¿Qué te pasa?

-Que creo que esto es un sueño…-expliqué.

-No lo es.

-¿Eres mi ángel? ¿Lo eres?


Asintió y me dio un beso cortito sobre los labios.

-Mi corazón va a estallar…-dijo cogiendo mi mano y poniéndola sobre su pecho.

-También el mío…

Nos tumbamos bien, cómodos pero abrazados, y acurrucó su cabeza en mi hombro. Durante un largo rato, nos quedamos en silencio. No necesitaba nada más que eso. Solo quería estar con él… Solo quería tenerle cerca. Sentirle conmigo. Y saber que realmente, volvía a ser mío. Pero esta vez, era distinto. Yo ya no era el niñato del principio. Yo ya no buscaba solo sexo en él. Porque así había empezado todo. Leeteuk no era más que eso… Sexo fácil siendo idol. Pero ahora… Aquello quedaba tan lejos. Ahora eran vagos recuerdos. Pero lo que me importaba, era que ambos habíamos cambiado, y por fin, era nuestro momento.

-Kangin…-rompió el silencio.

-Dime…

-Pero… He estado pensando en algo… Algo que me preocupa.-se incorporó un poco.

-¿El qué?

-Pues… Bueno… Cuando estábamos juntos… Yo… Yo era el pasivo.

-Sí.

-Y una vez… Te pregunté, que si me dejarías ser el activo alguna vez, y dijiste que no…

-Aja…

Aquello no me gustaba… Aquel camino era un matojo de zarzas con las que me podía hacer mucho daño.

-Y… Desde que no estoy contigo… Bueno, cuando estuve con Heechul… Yo era el activo.

-Ya… ¿Qué quieres decir con eso?-pregunté temeroso.

-Pues que ahora… Bueno, a mí me gusta también ser el activo. Y… Creo que puede ser un inconveniente.-dijo al fin- Porque tú no lo permitirías bajo ningún concepto… Por eso, tenemos un problema.

Mi cabeza empezó a pensar a mil por hora. Aquello no era una zarza, era una selva entera de zarzas. ¡Quería ser el activo! Lo que significaba que yo… Que él… Que mi culo… ¡Mierda! Si decía que no, si me ponía a la defensiva, mandaría al traste todo. Y no quería perderle. Pero si le decía que si… ¿De verdad era capaz de aceptar ser el pasivo?

-Leeteuk…

-Lo siento… Pero es que las cosas están así… Yo… Como hombre… Me gusta también ser activo…

-Vale…-acepté en casi un murmullo.

-¿Cómo?

-Que vale… Que nos turnemos…

-¿De verdad? ¿No te importa?

-Yo… Quiero estar contigo. Si tengo que… Si tengo que poner el culo, pues lo pongo… No quiero perderte por esto. –respondí.

Estaba muerto de miedo. Jamás en mi vida me lo había planteado. Nunca. Pero ahora, por primera vez, me lo tomaba en serio. Porque si esa era la condición necesaria para que Leeteuk, mi Teukie, quisiera estar conmigo, pues lo haría.

-Bien, entonces, espera aquí. Voy a por el lubricante y a por lo necesario. Lo tengo en otro cuarto.-dijo levantándose y dejándome con cara de alucinado.

¿Ya? ¿Iba a ser en ese momento? ¿Así? ¿En frío? Tragué con dificultad y me senté, pegando mi espalda al cabezal. No… No podía ser… Dios, estaba acojonado. Me froté la cara, nervioso y al momento vi un flash. Miré hacia la puerta del cuarto y lo encontré, con su móvil en la mano. ¿Me había hecho una foto? Sin más, empezó a reírse de forma escandalosa, o sea, con su risa, y yo no comprendía nada.

-Era broma. Quería ponerte a prueba.-dijo entre risa volviendo a la cama conmigo- Solo bromeaba.

Suspiré notando como me quitaba un peso de encima y lo miré serio, pero su risa se me contagió y terminé riéndome junto a él. Aquella risa era mi música favorita. Porque no había nada mejor, que escucharle reír a él. A mi ángel. 

¿Amor o amistad? Segunda parte. (Super Junior-Yaoi)¡Lee esta historia GRATIS!