7. Partido de fútbol

574 58 5
                                              


CAPÍTULO 7.

Hoy era el gran día del partido y muchos del pueblo suelen asistir a estas actividades, Kevin me dijo que, si el equipo de la universidad ganaba contra el otro equipo que venía de una universidad de la ciudad, habría una gran fiesta en el club para celebrar.

Esperemos que ganen.

El partido es a las 6 de la tarde, así que para pasar mi día estuve toda la mañana haciendo un poco de aseo mientras escuchaba música.

Bueno más bailaba que limpiaba, pero la intención es la que cuenta.

Cuando terminé fui directo a la ducha, algo que me relaja demasiado es dejar caer el agua en mí mientras todo tipo de pensamientos y reflexiones pasan por mi cabeza.

La ducha es un buen lugar para aclarar la mente.

Mientras aplicaba el shampoo en mi cabello pensé en Evan, creo que el no poder haber tenido sexo con él tan fácilmente hacia que no pudiera sacarlo de mi cabeza y desearlo aún más, lo cual me molestaba bastante. No me gusta pensar demás en un chico, normalmente no lo hago ya que no hay un interés que vaya más allá de lo sexual.

Tengo una regla muy sencilla: No enamorarme.

Lo que implica no sentir nada por ningún chico, pero Evan tenía algo diferente, algo que me llamaba la atención. Desde el momento en que lo vi me cautivó.

Moví mi cabeza de un lado a otro descartando todo tipo de pensamiento hacia él.

No seas idiota Amanda, solo es un chico más.

Al salir de la ducha me vestí, y mientras secaba mi cabello le escribí a Nick para que viniera hacerme compañía.

El timbre sonó y fui hasta la puerta, Nick entró y no me dio tiempo ni de saludarlo ya que rápidamente me tomó y me pegó a la puerta para besarme con desesperación, sus manos apretaban mi cintura con fuerza mientras me apegaba a él para poder sentir su erección. Tiré de su cabello con mis dedos para intensificar el beso, Nick me sacó la camiseta y esto hizo que nos separáramos unos segundos y así poder tomar aire.

Me tomó por las piernas y me llevó hasta el sofá para acostarme sobre este, sus manos comenzaron a acariciar mis pechos mientras tiraba de mis pezones, unos gemidos salieron de mi boca. Saqué su camiseta y la lancé al suelo, él me bajó mis shorts y comenzó a acariciar mi entrada sobre mi braga, estaba demasiado húmeda, necesitaba sentirlo dentro.

-Entra ya -le dije agitada-

Nick soltó una sonrisa pícara y sacó el condón de su bolsillo, desabrochó sus pantalones y se los bajó, el preservativo rodó por su longitud y se volvió a acercar a mí.

-No te lo haré tan sencillo nena.

Sacó mi braga y se inclinó a mi entrepierna, comenzó a dar besos entre mis muslos y a bajar de a poco hasta mi intimidad, una vez ahí su lengua pasaba de abajo hacia arriba. Mis ojos se cerraron disfrutando del placer mientras los gemidos retumbaban en toda la sala.

Cuando se separó de mi sus labios estaban mojados, me tomó por las caderas para acercarme más a su erección y la introdujo lentamente. Las vibraciones comenzaron a recorrer todo mi cuerpo y sus embestidas eran cada vez más rápidas.

Mis piernas estaban sobre sus hombros mientras él seguía acariciando mis pechos y me sentía cada vez más cerca del orgasmo, Nick me toma por el cuello y me dejo ir.

Después de recuperar el aliento Nick se marcha, ya son casi las 5 así que como algo rápido y luego me comienzo a arreglar para el partido.

Una vez lista salí de casa y caminé hasta la universidad, la entrada se encontraba llena, pero por suerte divisé a Kevin así que me acerqué a él.

Aprendiendo a amarDonde viven las historias. Descúbrelo ahora