Capítulo. 22

742 50 10

-y ¿ahora qué hacemos?, novio- dije mirando a Luke.

-¿Qué hacen los novios cuando es de noche?- preguntó jugando con su piercing.

Me sonrojé.

-eh, digamos... que- tartamudeé.

-exacto, dormir. Vamos a la casa- se paró y me ayudó a hacer lo mismo.

Solté un suspiro.

-menos mal- reí.

-o si quieres podemos hacer otra cosa- se puso en frente de mí dándome una mirada pícara. Tomó mi mano e hizo que me acercara a él, su cara quedó centímetros de mi cuello.

Tragué saliva.

-¡Luke Hemmings, cálmate!- me alteré.

-¿Qué?, yo sólo te diría que ver una película- susurró enviándome un escalofrió.

Rodé los ojos.

-pu... pues- tartamudeé-. Tus acciones dicen lo contrario- me crucé de brazos.

Luke soltó una carcajada.

-vamos, bebé- tomó mi cara en sus manos haciendo que lo mirara-. Yo no haría nada que tú no quieras. Ya te lo dije- juntó nuestras frentes y cerré mis ojos.

-sólo vamos a dormir, ¿quieres?- hice un puchero y ambos nos dirigimos a la casa.

<'.'<


Al día siguiente desperté, di media vuelta en la cama queriendo abrazar a Luke pero no estaba.

Bufé, me levanté, salí de la habitación y miré alrededor pensando a donde habrá ido ese chico.

Caminé por la casa y lo encontré en la cocina. Caminé hacia él tratando de que no me escuchara. Cuando estuve enfrente de él lo abracé por la espalda, él soltó una risita, di un beso en su nuca y después se volteó.

-hey, buenos días- dijo y me rodeó con sus brazos.

-buenos días a ti también- me recargué en su pecho, sentí cómo acariciaba mi cabello-. ¿Qué hacías?

-estaba tratando de hacer el desayuno- besó mi frente.

-bah, yo me estoy muriendo de hambre- gruñí.

-aw- apretó mis mejillas-. En este momento lo preparo- se separó de mí.

-yo te ayudo- di un pequeño salto. Él asintió.

Preparamos el desayuno, desayunamos y después decidimos que era hora de irnos.


>'.'>


-¿Listo?- preguntó Luke cuando estuvimos fuera de la casa.

-sí- asentí. Caminamos tomados de la mano hacia su vehículo.

-Cal- exclamó e hizo que detuviera mi paso.

-¿pasa algo?- volteé a verlo.

-uhm, sí- me miró sonriendo.

-¿Qué? Me estás asustando- reí.

Me tomó de mis manos acercándome a él robándome un beso, se separó un poco de mí antes de que le respondiera. Esto me recordó aquél día pasado y lo tomé de su playera juntando de nuevo nuestros labios tomándolo por sorpresa, sonreí ante eso. Seguimos besándonos luego de unos minutos hasta que necesitábamos aire.

Ángel || Cake¡Lee esta historia GRATIS!